Herramientas Personales

Claves para mantener una mente despejada

Comments
El trabajo, las responsabilidades en el hogar, las labores del día a día conducen a los individuos a situaciones de estrés que impactan negativamente en la salud, de allí que el equilibrio mental sean un factor que promueve el bienestar y cuya búsqueda debe ser parte de los objetivos diarios.
Claves para mantener una mente despejada

Tú eres la persona más importante en tu vida

Para avanzar en el logro de una salud mental identifica los elementos que "intoxican" tu mente y después empieza a desenmarañar el desorden mental, para dejar vía libre a idear más claras y a una perspectiva más relajada.

Reserva tiempo para ti: Aunque no te des cuenta, tú eres la persona más importante de tu vida, con independencia de lo que tu familia o tus amigos supongan para ti. Si no te sientes feliz, es difícil que puedas transmitir felicidad a los demás. Reserva un tiempo para ti misma. Tómate al menos 20 minutos al día y dedícalos a hacer algo que te guste, ya sea leer el periódico, tomar un baño, ir a clase de algo que te interese o llamar a una amiga. No importa de que se trate, siempre será bueno si es sólo para ti. Después de hacer algo únicamente para ti, te sentirás mucho más tranquila y con menos preocupaciones. Te liberarás de tensiones y tendrás más cosas que ofrecer a los demás.

Confía en ti mismo: Si dejas que la autocrítica excesiva domine tu mente, perderás la confianza en ti misma y ello afectará a tu forma de actuar y a tu relación con los demás. Expulsa de tu mente los pensamientos que no sean constructivos. Evita llegar a la conclusión de que no se te da bien hacer algo cuando todavía no lo has intentado. No abandones una idea o un proyecto nuevo cuando no consigas un resultado brillante. Da lo mejor de ti misma y seguro que tu autoestima saldrá reforzada. Las personas con confianza en sí mismas irradian seguridad, hacen que los demás se acerquen a ellas y afrontan todas las situaciones con entusiasmo y firmeza.

Calma tu ansiedad: Es lógico preocuparse por las cosas; pero no ganas nada inquietándote por algo que no puedes cambiar. Céntrate en lo que puedes cambiar y en lo que realmente está sucediendo, y no en lo que podría suceder. Preocuparse por algo que podría ocurrir o que ya ha ocurrido sólo sirve para restarte energías. Decide qué es lo que puedes cambiar y piensa en cómo puedes hacerlo, planificando los tiempos. A continuación, pasa a la acción. Hacer frente a las preocupaciones en vez de dejar que te amarguen, te dará libertad para pensar en lo que te gusta y en lo que puedes conseguir en cada momento.

Organízate: Si tienes muchas cosas en tu mente será difícil que puedas centrarte en una sola, y te mostrarás olvidadiza, distraída y desorganizada. Poner tus pensamientos por escrito te ayudará a centrarte en un asunto concreto. Haz una lista de las tareas que debes realizar y de las cosas que quieres conseguir. Establece un orden de prioridades, determina qué tiempo requiere cada cosa y designa a cada una de ellas un momento. Organizar los pensamientos permite despejar la mente de distracciones y centrarse en la realización correcta de cada tarea.

Huye de la rutina: Los patrones de pensamientos y los comportamientos pueden convertirse en hábitos; la rutina puede así instalarse en tu vida, produciéndote sensación de aburrimiento y desmotivación. Plantearte nuevos objetivos y desafíos puede proporcionar inspiración y fortalecerte. Céntrate en desarrollar aquellos aspectos de ti que más te complacen y en los intereses que más te motivan. Planifica la forma de cumplir un objetivo. Así podrás comprobar si vas por buen camino. Intentar cosas nuevas te ayudará a modificar la percepción que tienes de ti misma y de lo que puedes lograr, potenciando tu autoestima y tu bienestar.

comentarios de blog provistos por Disqus