Publicidad en cabezara



Colaboradores

¿Cómo vamos con la vacuna contra la Covid-19?

La salud se ha vuelto en el último año un tema de conversación cotidiano, ojalá esto nos ayude a promoverla con estilos de vida más saludables, comer más vegetales y frutas, hacer ejercicio, aumentar la recreación sana que nos disminuya el estrés y fortalecer las medidas higiénicas que prevengan enfermedades, así como ser más riguroso en el cuido de nuestra salud y la de los demás.

Esta pandemia ha incrementado el esfuerzo físico y mental del trabajador de la salud, en nuestro país se han enfermado al menos 800 y fallecido 119, cifra que por supuesto es menor que la realidad. Lo lamentable es que la mayoría son muertes evitables si se hubiesen tomado las medidas de prevención y asegurado los equipos de protección básicos, fuimos el único país donde más bien se prohibió por las autoridades gubernamentales auto protegerse.

Investigaciones reflejan que el personal sanitario tiene 7 veces más riesgo de contagiarse por la característica de su entorno laboral, mayor concentración de virus, menor distanciamiento físico, poca ventilación, mucho contacto entre ellos y con los pacientes, tiempos prolongados de exposición, insuficiente equipo de protección y muy poca educación sobre la peor enfermedad que hemos tenido en más de 100 años.

También tenemos que recordar que un médico atiende un promedio de 50 pacientes al día, y que los mismos están en sala de espera donde también pueden contagiarse al igual que en los flujos de pacientes donde no se respeta el distanciamiento físico.

Imagínese con la jornada de vacunación, miles de trabajadores visitan casas y vacunan personas sin tomar las medidas de prevención, así que además del riesgo que corren también son transmisores del coronavirus, por ello y por todo lo expuesto anteriormente, en el mundo, se prioriza vacunar primero al trabajador de salud, el gobierno de Nicaragua hace caso omiso de esta recomendación, además no reconoce el esfuerzo de las y los trabajadores de salud nicas.

Por tanto vale la pena este pequeño artículo donde se brindan argumentos de porque sí vacunar al trabajador de salud, no se desatiende a quien va a cuidar de tu vida en tiempos de pandemia, es enterrarte de antemano, hay tiempo aún para que las autoridades de salud rectifiquen.

DEJAR UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

five × three =