Publicidad en cabezara



Astronomía

Resuelven el enigma de una polarización aparentemente imposible en el espectro del Sol

Hace veinticinco años, se descubrió una enigmática señal al analizar la polarización de la luz solar con un nuevo instrumento, el ZIMPOL (Zurich Imaging Polarimeter). Esta misteriosa señal de polarización lineal se encuentra a la longitud de onda de la línea D1 del sodio, a 5896 ángstroms, donde según los números cuánticos de tal línea se esperaba polarización nula. Por lo tanto, la observación de tan enigmática señal fue totalmente inesperada y motivó un intenso debate científico.

El misterio aumentó dos años después, cuando la revista académica Nature publicó un estudio con una explicación que requería que los subniveles del nivel inferior de la línea D1 estuviesen desigualmente poblados.

Los resultados teóricos de tal estudio reproducían de forma espectacular la enigmática señal de polarización observada en la línea D1. Sin embargo, el mecanismo propuesto implicaba que la región de la atmósfera solar conocida como “cromosfera” no puede estar magnetizada, en seria contradicción con los resultados vigentes, que indican que las regiones en calma (fuera de las manchas solares) de la cromosfera solar están llenas de campos magnéticos con intensidades del orden de varios gauss.

Esto originó una seria paradoja, la cual ha supuesto un reto para los físicos solares durante muchos años, e incluso ha llevado a algunos científicos a cuestionar la teoría cuántica de las interacciones entre átomos y fotones.

En 2013 se alcanzó un primer hito hacia la resolución de la paradoja del sodio: Luca Belluzzi y Javier Trujillo Bueno descubrieron en el Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC) en España un nuevo mecanismo físico gracias al cual se puede producir polarización lineal en la línea D1 del sodio sin necesidad de que ello implique diferencias entre las poblaciones de los subniveles del nivel inferior de tal línea espectral. Sin embargo, el importante paso que dieron estos investigadores fue para el caso idealizado de un modelo de atmósfera solar sin campos magnéticos.

En el estudio titulado “Solving the paradox of the solar sodium D1 line polarization”, publicado recientemente en Physical Review Letters, la prestigiosa revista científica académica de la Sociedad Estadounidense de Física, Ernest Alsina Ballester, Luca Belluzzi y Javier Trujillo Bueno muestran la resolución de esta intrigante paradoja, que llevaba desconcertando a los físicos solares desde 1998. Este equipo de investigadores ha reproducido la enigmática polarización observada en la línea D1, en presencia de campos magnéticos del orden de varios gauss. Para conseguir este resultado, fue necesario realizar la modelización teórica más compleja de dicha señal realizada hasta ahora, teniendo en cuenta la acción conjunta de muchos mecanismos físicos complejos. Esto exigió tres años de trabajo, dentro del marco de una estrecha colaboración entre el Istituto Ricerche Solari (IRSOL) en Locarno-Monti (afiliado a la Università della Svizzera italiana) y el grupo POLMAG del Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC) en Tenerife.

Los resultados publicados tienen consecuencias muy importantes. Las señales de polarización lineal, como las que se observan en la luz solar de la línea D1 del sodio, son de enorme interés dado que conllevan una rica información sobre los campos magnéticos presentes en la cromosfera solar, los cuales son muy difíciles de detectar. Esta región de la atmósfera solar, que se encuentra entre la relativamente fría fotosfera y la  extremadamente caliente corona (más de un millón de grados), es clave para solucionar algunos de los retos actuales de la física solar, incluyendo la comprensión y eventual predicción de los fenómenos eruptivos que pueden afectar seriamente a nuestro presente mundo tecnológico y digital. Se sabe que los campos magnéticos son el motor principal de la espectacular actividad dinámica de la cromosfera solar, pero nuestro conocimiento sobre su intensidad y geometría sigue siendo insuficiente. La solución de la paradoja de la misteriosa polarización de la línea D1 del sodio confirma la validez de la actual teoría cuántica de polarización en líneas espectrales, y abre una nueva ventana para explorar el magnetismo de la atmósfera solar en la presente nueva era de grandes telescopios solares. (Fuente: IAC)

DEJAR UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 × three =