Colaboradores

De vacunas, cubrebocas y vitamina D

· Está más que comprobada su efectividad su evitar enfermar por el Covid-19

Aunque el subsecretario de Salud el doctor Hugo López Gatell nos repita una y otra vez de la necesidad de ponernos la vacuna que nos protegerá de enfermar gravemente si entramos en contacto con el virus del Covid 19, existen personas desinformadas que piensan que la vacuna es una estrategia del gobierno para mantener el control sobre la población; que causa mutaciones genéticas; que aprovechan para insertar un chip y todas las demás falacias que usted haya escuchado.


Por experiencia personal y familiar he comprobado la eficacia de la vacuna, así como de otros métodos de protección, como son la sana distancia, el uso de cubrebocas y el fortalecimiento del sistema inmunológico con la vitamina D.


En más de una ocasión he estado conviviendo con personas que tenían Covid 19, y las medidas de protección me evitaron entrar en contacto con el virus.


A inicios de año un querido amigo y su pareja resultaron afectados por este virus, pese a que nos vimos un día antes de que le dieran el resultado de su prueba positiva, no tuve ningún problema de salud.

Eso sí, a partir de conocer su estado serológico dejamos de convivir 3 semanas, y cuando nos reencontramos mantuvimos el uso del cubrebocas y la sana distancia.


Creo que lo más difícil de esta pandemia ha sido el tener que mantener esta distancia con las personas que amamos, pero es la única forma de evitar contagios.


Mi nieta de 12 años me decía que el regresar a la escuela de forma presencial y tener que utilizar el cubrebocas por seis horas seguidas era cansado, pero que entendía que era la única manera de permanecer sana.


Sabemos que la vacuna nos ayuda a generar anticuerpos ante este virus; que hacer ejercicio, comer productos naturales, alejarse de jugos y refrescos embotellados, no fumar, ni permanecer cerca de quienes lo hacen; incluir vitaminas como la D5, ácido fólico, complejo B es otra forma de fortalecer el sistema inmunológico.


La sana distancia y el uso persistente y adecuado del cubrebocas ayuda a mantener alejado a este y otros virus, así que es importante incluirlos en nuestra vida diaria.


Las comparto una historia cercana que podría ayudarles a entender la importancia de estas medidas.
María tiene 35 años, en general es bastante responsable en cuanto a su salud, tiene una dosis de la vacuna contra el Covid 19, por su trabajo tiene contacto con muchas personas, hace dos semanas inicio con lo que parecía ser una gripa, dolor de garganta, de cabeza, cansancio, tos, pero lo que la alarmó fue la pérdida de gusto y olfato.


Se hizo una prueba y salió positiva, había tenido contacto con su madre, su hermana, un primo y el novio.
Aunque en general usaron cubrebocas, con la madre y la hermana relajó un poco estos cuidados.


El primo nunca se retiró el cubrebocas, ni la señora que la apoya una vez a la semana con el aseo de la casa.
Pese a que ninguno de estos contactos tenía síntomas se realizaron la prueba de antígenos y todas dieron negativo.
Ella está guardando cuarentena ya recuperó el gusto y el olfato. Lo único persistente es el agotamiento, aunque éste ha disminuido.


La madre y la hermana tienen el esquema completo de vacunación, hacen ejercicio de forma cotidiana y toman vitamina D5.


La señora del aseo utiliza todo el tiempo el cubrebocas. Afortunadamente ella también dio negativo a la prueba de anticuerpos, es decir que no estuvo en contacto con el bicho.

Esta no es una investigación científica, ni nada que se le parezca, pero es una evidencia de la importancia del autocuidado para evitar enfermar.

aliciayo0landar@hotmail.com

DEJAR UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

14 + eighteen =