Colaboradores

Chatarra y Covid-19

· No está demás recordarlo y destacarlo. Los productos no nutren, pero si causan sobrepeso, obesidad y otras patologías

A partir de los años 80 del siglo pasado la población mexicana modificó su alimentación ancestral consistente en granos, frutas y verduras y la sustituyó por productos de bajo poder nutricional y alto poder calórico. Las consecuencias llevaron a las y los mexicanos a ocupar los primeros lugares en obesidad, sobrepeso, diabetes, hipertensión, múltiples cánceres y enfermedad del hígado a nivel mundial.

Esto lo ha confirmado el Subsecretario de Salud, Hugo López Gatell, en su intervención en la Feria Internacional del Libro en la CDMX.

El funcionario señaló que más de la tercera parte de muertes en México, se debe a estos modelos de consumo adoptados en las últimas fechas.


A esto se le agrega el tabaquismo y la ingesta de refrescos y alcohol, que sustituyeron el agua natural o de frutas.
Esta es una de las razones por las que el COVID 19 ha cobrado tantas vidas, ya que además de enfrentar un sistema de salud desmantelado, y personas viviendo con estas patologías, muchas de ellas acudieron al hospital cuando su organismo ya estaba muy deteriorado.


A finales del 2020 un amigo muy querido, médico para más señas de origen yucateco falleció a causa del COVID19, él que se preocupaba por dar pláticas y talleres de prevención de enfermedades, no aplicó en su vida lo que predicaba.


Muchas veces señaló que permanecer en un espacio con aíre acondicionado, cerrado sin cubrebocas era de riesgo.
Pero enfrente de su casa, existe un restaurante de mariscos que le encantaban, y llegó a acudir con frecuencia.
Cuando presenta síntomas de lo que en principio parecía una gripa, y problemas bronquiales, aunado a fuertes diarreas, no le prestó demasiada atención cuando finalmente se realizó exámenes clínicos le incluyeron la de anticuerpos al Coronavirus y dio positivo.


Se trató en su casa, pese a que el médico que lo asesoraba le aconseja ir al hospital.
Cuando lograron convencerlo de acudir al hospital llegó con un cuadro grave de deshidratación y con una saturación de 60%.


En vano fueron todos los esfuerzos por salvarle, falleció en dos semanas. Aparentemente no tenía ninguna enfermedad, pero los estudios arrojaron hígado graso, además del sobrepeso, básicamente en el abdomen.
• Otro compañero empresario del área restaurantera en el Estado de México, con obesidad y malos hábitos de vida, como sedentarismo e ingesta de alimentos altos en grasa, además de que dejaba de utilizar cubrebocas cuando estaba con “personas de confianza”. Se contagió de COVID 19 y perdió la vida .


Así podríamos dar más ejemplos donde una mala alimentación deterioran la salud de las personas y las hacen presa fácil de múltiples enfermedades como el COVID 19, así como un agravamiento de las mismas.


Una alimentación saludable es similar a una vacuna protectora contra la mayoría de las enfermedades.
El etiquetado de alimentos que informen sobre el valor calórico de lo que se consume, es una de las medidas que podrían ayudar a revertir la pésima salud de la población mexicana.


No esperemos que las medidas vengan siempre del gobierno, aunque este debe hacer su parte de informar y tratar de mejorar las instituciones de salud y educación, toca a la población tomar las medidas pertinentes para alimentarse más sano, evitar productos chatarras, tabaco y alcohol.

aliciayolandar@hotmail.com

DEJAR UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

17 − 4 =