Nutrición Medicina Natural Medicina Preventiva

La Influencia del Cortisol y la Oxitocina En Nuestro Organismo

Son dos hormonas que ayudan a regular nuestro comportamiento ante el mundo
Por Alicia Yolanda Reyes.

El cortisol es una hormona que libera el cuerpo cuando estamos estresados, o enfrentando algún peligro, real o imaginario, puede ser útil para alertarnos de determinadas situaciones, en exceso puede llegar a causar enfermedades crónicas, como la hipertensión, diabetes e incluso obesidad.
La oxitocina se produce en momentos de placer, cuando estamos conviviendo con las personas que amamos, observamos algún espectáculo, nos dan una noticia agradable, realizamos un trabajo o una acción que nos deja satisfechas.
Hace unos das leí un relato de Carolina Bours, en el que recrea una situación que vivió y la hizo producir cortisol en exceso.
Carolina fue invitada a una conferencia, dejó a su bebé de meses al cuidado de una persona de su confianza, al mirar el reloj se da cuenta que es hora de amamantarla, por lo que decide salir corriendo al estacionamiento del auditorio donde se encontraba en Madrid.
Percibe que un hombre la va siguiendo, ella corre más y el acelera el paso, cuando logra llegar a su auto, observa que junto, está estacionado un lujoso vehículo, que al parecer el ladrón pensó que era el de suyo.
Voltea y le dice al intruso este es mi auto, se sube y arranca, reconoce que está muy asustada y que apenas si puede reaccionar, llama a su esposo y le cuenta la situación.
Llegando a casa empieza a amamantar a su pequeña hija y detecta que ese solo hecho la ayuda a calmar su ansiedad.
Estudiosa del cortisol y la oxitocina, vive en carne propia el efecto de ambas hormonas y decide documentarlo en conferencias posteriores.
Es importante saber manejar nuestros estados de ánimo para tener una buena salud.
En lo personal he aprendido que realizar ejercicio, incluso salir a caminar me ayuda a liberar de manera natural la oxitocina, y aunque recorra largos tramos. Entre siete y 10 kilómetros a diario, no percibo el cansancio, solo esa sensación de bienestar que me ayuda a enfrentar los problemas cotidianos
Si me siento rebasada por el trabajo, o las acciones que no alcanzo a realizar me doy cuenta de que el cortisol se apodera de mi cuerpo y me impide concentrarme.
Aquello de despacio, que llevo prisa, tiene un gran significado para entender que si no organizamos las tareas del día nos estresaremos tanto que al final dejamos todo para después, y veremos acumularse cientos de cosas que parecen no tener fin.
Una persona con el cortisol alto de forma cotidiana tiende a ingerir una serie de comida chatarra, que le causan enfermedades, entre ellas la obesidad.
Tener sobrepeso u obesidad nos angustia, sabemos que es más fácil que enfermemos, pero la respuesta es seguir comiendo.
La falta de ejercicio y la mala alimentación contribuyen a la diabetes, obesidad e hipertensión, entonces es importante modificar hábitos de vida, para evitar contraer esas enfermedades, si ya se vive con ellas, mantenerlas bajo control.
Tengo un primo que vive con las tres patologías, pero sigue ingiriendo alimentos que contribuyen a que se agraven.
Siempre decía: “voy a cambiar de médico porque cada vez tengo la presión y la glucosa más alta”, hasta que una endocrinóloga le hizo ver que requería una alimentación equilibrada para resolver el problema.
Realizar ejercicio y algunas rutinas sociales; caminar es una buena opción para la mayoría de las personas, y siempre se encontrará un momento para hacerlo.
Es nuestra responsabilidad manejar nuestras hormonas, regular el cortisol y realizar acciones que incrementen la oxitocina. (aliciayolandar@hotmail.com)

DEJAR UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

one × 1 =