Enfermedades Medicina Preventiva Nutrición

Insuficiencia Renal Crónica Afecta a Uno De Cada Diez Jaliscienses

Por Alicia Yolanda Reyes
La enfermedad renal crónica es la pérdida progresiva de la función renal, afecta a todo el cuerpo y la padecen personas de todas las edades, incluso bebés.
En casos avanzados la única solución es un trasplante de riñón señala el director del Centro de Trasplantes de Órganos y Tejidos Francisco Javier Monteón, al tiempo que señala que en la entidad existen cerca de cinco mil personas en espera de vital órgano.
El funcionario expreso que es necesario proporcionar información a la población para que donen los órganos de un familiar que tiene muerte cerebral, ya que en la actualidad de los 192 trasplantes de riñón que se realizaron el año pasado, solo 33 fueron de donante cadavérico.
El resto se logró gracias a la donación de familiares y amigos compatibles con la persona afectada.
Aseveró qué en Jalisco, como en el resto del país, las familias son muy solidarias, y donan sus órganos para salvar a sus hijos, hermanos padres etc, a pesar de ello en los dos últimos años más de 300 personas fallecieron mientras esperaban una donación.
Familiares de pacientes con esta patología demandan al Congreso del Estado de Jalisco para que aprueben una iniciativa que está en la congeladora desde el 2020, para que asignen presupuesto para la atención de personas afectadas con esta patología.
Cada uno de los riñones tienen alrededor de un millón de filtros diminutos llamadas nefronas. Cuando estas se dañan dejan de funcionar. Por un tiempo las nefronas sanas asumen el trabajo de las dañadas. Pero si el daño continúa, más nefronas se van dañando.
Las nefronas tienen como función filtrar la sangre, para mantener a las personas saludables. Cuando esto deja de suceder las personas se sienten muy enfermas y cansadas.
La insuficiencia renal crónica que no es atendida a tiempo llega a ser mortal.

Para mantener los riñones sanos es importante evitar el abuso de medicamentos, ingerir mínimo 2 litros de agua, o más, de acuerdo con la actividad que se realice.
Los refrescos y el alcohol son enemigos potenciales de los riñones, así como la baja ingesta de agua.
En un principio cuando se detecta el daño en el riñón, las personas son sometidas a hemodiálisis, pero es solo un paliativo en espera de un riñón.
Cuando uno de los órganos está sano se realiza una cirugía para extraer el órgano dañado, y el otro suple las funciones, pero es necesario ingerir suficiente agua y evitar aquellas bebidas que dañan el riñón, así como una serie de medicamentos, incluidos los antibióticos que solo deben de ser utilizados bajo estricto control médico.
El trasplante de riñón salva muchas vidas, pero las personas se verán sometidas el resto de sus vidas a tomar medicamentos para evitar el rechazo del órgano trasplantado.
De ahí la importancia de mantener una buena dieta, que incluya alimentos saludables, evitar la sal en exceso, así como todo tipo de alimentos industrializados que contienen químicos que los riñones no pueden eliminar, y se va dañando de manera paulatina, hasta llegar a la insuficiencia renal crónica. (aliciayolandar@hotmail.com)

DEJAR UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

three + 2 =