Nutrición Enfermedades

Alimentación y Colesterol

El impacto de la comida chatarra en la salud


Por Alicia Yolanda Reyes

Carla es una mujer de 60 años, realiza caminatas todos los días, procura adquirir sus alimentos en los mercados, lo más fresco que sea posible, consume leche en polvo “deslactosada light” Eso dice la etiqueta, y compra galletas de avena y nuez en una tienda naturista, por años mantuvo sus niveles de colesterol y glucosa bajos hace un mes se realizó una química sanguínea, solicitada por el internista para una valoración pre operatoria.
La gran sorpresa fue que la glucosa estaba en 98 y el colesterol 210, aunque al médico no pareció que le preocuparan esas cifras Carla se alarmo, intentó recordar que había modificado en su dieta que le ocasionara esos cambios.
Recordó que había duplicado la cantidad de leche en polvo, y en lugar de una galleta diaria estaba comiendo dos, por lo que regresó a su dieta anterior y en 15 días sus niveles de colesterol y glucosa disminuyeron a índices más bajos.
Sonia por su parte es enfermera jubilada, tiene sobrepeso y no es tan estricta con su alimentación, hace unos días acudió a apoyar en unas brigadas médicas, notó que se sentía mareada, que hacía días que sufría dolores de cabeza, y un cansancio ligero.
Se tomó la presión y la traía alta, decidió modificar sus hábitos alimenticios, y limitar la ingesta de pasteles y pan dulce.
No se ha realizado exámenes laboratoriales, pero en dos semanas perdió 2 kilos, eso la animó a seguir cuidando la dieta.
Los malos hábitos alimenticios, combinados con la falta de actividad física, conducen a un incremento de peso, y de colesterol, lo cual afecta negativamente la salud cardíaca.
Uno de los cambios más importantes que deben hacer en la dieta es leer las etiquetas de los alimentos industrializados, para evitar consumir grasas trans.
Cuando una etiqueta señala que el producto contiene aceite hidrogenado, o parcialmente hidrogenado, deben evitarlo por el daño que causan en la salud.
Tener sobre peso u obesidad contribuyen al incremento del colesterol, glucosa y triglicéridos, por lo que es importante realizar por lo menos 45 minutos de ejercicio diario, las caminatas son una excelente manera de mejorar la salud, además de que al hacerla se liberan endorfinas y la persona mejora su salud y estado de ánimo.
La grasa que se acumula en el área abdominal es la más peligrosa, ya que afecta el corazón y pulmones.
No es necesario llevar una dieta estricta es suficiente con eliminar la mayoría de los productos industrializados, consumir alimentos frescos y disminuir la porciones de comidas.
Consumir mínimo dos litros de agua natural y eliminar los refrescos, jugos y aguas frescas con azúcar añadido, es otra de las recomendaciones para mantenerse saludable
Utilizar platos pequeños es una buena opción, ya que se tiene la sensación de que se está comiendo más y se logra saciar el hambre con menos alimentos.
Evitar el alcohol, y por supuesto no fumar, ni permanecer en áreas donde otras personas lo hagan ayuda a perder peso, mejorar el sistema cardiovascular
Si a pesar de lo anterior los niveles de colesterol o glucosa no disminuyen es importante consultar a un internista, o médico general que, en caso necesario recetará algún medicamento para mejorar la salud.
Somos lo que comemos, y la mejor medicina son las frutas, verduras y agua natural, acompañadas de actividad física. (aliciayolandar@hotmail.com)

DEJAR UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

14 − 13 =