Enfermedades Lo Que Cuentan Otros Noticias

Alarman casos de Hepatitis infantil de origen desconocido

Reino Unido investiga al menos 74 casos de hepatitis infantil de origen desconocido registrados desde enero. España ha notificado tres pacientes agudos, uno en Castilla-La Mancha, otro en la Comunidad de Madrid y un tercero en Aragón. Los tres están ingresados en Madrid y uno de ellos ha requerido un trasplante de hígado, según ha informado la Consejería de Sanidad en un comunicado este miércoles.

Por el momento, es un misterio el origen de estas hepatitis infantiles que, aparentemente tendrían una conexión. El problema es que no se ha podido establecer por el momento y tanto las autoridades sanitarias de Reino Unido como las de España se abren a distintas hipótesis. Tampoco está claro que estos casos de España se vinculen con los británicos, puesto que son aún muy pocos como para saber si están por encima de lo esperable al margen de un brote.

Por ahora, las pruebas de laboratorio excluyen en todos los casos los virus de la hepatitis A, B, C, D y E. Se han descartado también las causas habituales de hepatitis o antecedentes de viajes. Se siguen investigando otro tipo de orígenes infecciosos, tóxicas o químicas, explican a Efe desde el Ministerio de Sanidad. Los casos se han dado entre los 22 meses y los 13 años de edad.

¿Qué síntomas suele tener esta hepatitis infantil?
Según ha informado el Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias (CCAES), el referencia a los informes ingleses, sus síntomas son dolor abdominal, vómitos o ictericia (coloración amarilla en la piel o los ojos); el cuadro clínico asocia una rápida y marcada elevación de transaminasas. En Reino Unido se apela, además, a que se preste atención a orina o heces descoloridas, picazón en la piel o fiebre.

¿Pero, qué es una hepatitis?
En el término cabe casi todo lo que implique una inflamación del hígado. Por lo general, el resultado de una infección viral. También puede estar causada por la exposición a algunos productos químicos, el consumo excesivo de alcohol, drogas y ciertos trastornos genéticos. Hay algunas de origen metabólico o autoinmune (las defensas atacan al propio organismo).

Hay cinco tipos principales de hepatitis causados ​​por virus específicos: A, B, C, D y E, pero no están detrás de la inflamación hepática que se ha visto en estos niños hasta ahora. Algunos tipos de hepatitis pueden pasar sin problemas graves, mientras que otros pueden durar mucho tiempo.

¿Es un virus lo que está provocando esta hepatitis infantil?
No se sabe. Por el momento, todos los pequeños han dado negativo en las pruebas de detección de los típicos virus de la hepatitis. Algunos de ellos sí que eran portadores del SARS-CoV-2 o un adenovirus, sin importar los síntomas típicos, que son respiratorios o digestivos. No obstante, eso no es extraño en el contexto epidemiológico de Reino Unido y el de España, con una todavía amplia circulación del coronavirus pero, también, de otros virus de catarro, como los adenovirus.

Reino Unido baraja la hipótesis de una reacción a un adenovirus, que se transmite igual que gripes y catarros, una vez levantadas las restricciones contra el coronavirus.

No obstante, no se observa un particular repunte de los casos de virus respiratorios en las últimas semanas entre la población infantil. Sí que ha aumentado la positividad en parainfluenza (paragripe), pero los casos no se han disparado. Ni en esta, ni en ningún otro virus de los monitorizados. De todas formas, hablamos de 74 casos registrados desde enero, en plena ola ómicron. La primera alarma por hepatitis infantil se detectó en Escocia, fundamentalmente desde primeros de marzo.

Captura del último informe de Sanidad de Reino Unido | UKHSA
Cree el doctor Graham Cooke , especialista en enfermedades infecciosas del Imperial College London, que “probablemente haya un grupo de niños y niñas que se han expuesto [por primera vez] a todos esos virus a los que normalmente estarían expuestos en sus primeros años de vida”. Según recoge el Centro de Control de Enfermedades Europeo (ECDC), la mayoría de los casos afectados tiene entre 2 y 5 años.

Aquí es donde entra la hipótesis de que “con la relajación de las restricciones, están circulando muchos otros virus que antes no podían circular”. Pero esto es una pura conjetura, por el momento. Los respiratorios que se monitorizan habitualmente no cuadran con la idea de un brote ligado a un repunte de contagios.

¿Puede el SARS-CoV-2 producir hepatitis?
Es posible, como una especie de consecuencia o reacción tardía a la infección o al desarrollo de la COVID-19. Los estudios sugieren que un pequeño número de bebés y niños infectados con covid han necesitado tratamiento para la hepatitis en otros países como Estados Unidos , Brasil (en su estallido de la variante gamma) y también India (en el estallido de delta). En la mayoría de esos casos, los pacientes se recuperaron rápidamente y fueron dados de alta en días, aunque llegó a haber un 30% de mortalidad en los casos más graves, que requirieron UCI, en la India.

¿Puede ser una nueva variante del coronavirus?
No lo sabemos. Pero hay que tener en cuenta que no todos los niños tuvieron diagnóstico de covid. Sí que hay algunos datos que apuntan a que la última versión de ómicron BA.2 es algo más patogénica, hace, como mucho, el mismo daño que delta entre las personas no vacunadas. De ahí a que afecte más a la infancia faltan aún muchos datos, pero no es descartable del todo.

¿Puede la vacuna anticovid dar hepatitis?
No se ha documentado. Pero lo que sí está claro es que ninguno de los niños o niñas afectados por esta hepatitis infantil había sido vacunado, según la Agencia de Seguridad Sanitaria de Reino Unido. Así que descartan por completo esta hipótesis.

¿Hay alguna conexión entre los casos?
No lo sabemos. La amplia distribución geográfica de los casos, en el cinturón central de Escocia y esparcidos por Inglaterra, también es inusual. No hay una conexión obvia entre los niños y niñas involucrados. Los primeros casos, evaluados ahora retrospectivamente, se dieron en enero en Gales.

Salud Pública de Escocia ha señalado que en este momento no hay una causa clara, pero algún tipo de infección sigue siendo la fuente más probable. O sea, no la exposición a un tóxico. La doctora. Meera Chand, directora de infecciones clínicas y emergentes de Salud Pública de Reino Unido, ha precisado: “Se están realizando investigaciones para una amplia gama de causas potenciales, incluidos los posibles vínculos con enfermedades infecciosas”.

Su colega Sheila Bird, de la Universidad de Cambridge, hila más fino: “observo que solo 49 (66%) de los 74 casos confirmados en el Reino Unido se han producido en Inglaterra. 25 en otras partes del Reino Unido (incluidos 13 en Escocia)”. Estadísticamente, lo normal hubiera sido encontrar más casos en la nación británica más poblada. “Eso es muy significativo”. Pero, ¿qué es lo que no tiene Inglaterra que sí el resto? Bird no descarta que a Inglaterra lo único que le falte sea ‘tiempo’. O sea, que haya retraso en la notificación. Pero puede ser otro factor.

¿Cómo suele evolucionar la hepatitis en la infancia?
Explica el doctor Will Irving, profesor de virología de la Universidad de Nottingham que “la hepatitis es inusual en los niños. En relación con la hepatitis viral, la infección en la infancia muy rara vez causa enfermedad clínica. Pero esto es así para la mayoría de las infecciones por virus; la enfermedad suele ser mucho peor si se contrae en la edad adulta”. Hasta la fecha, no se ha informado de cuántos de estos casos han cursado con gravedad y cuántos se han recuperado sin mayor problema.

¿Cómo se puede prevenir el contagio de un virus de hepatitis?
Sea lo que sea lo que está provocando estos casos de hepatitis infantil, si es de origen viral o bacteriano, las medidas de protección son las ya archiconocidas: higiene de manos, cubrirse al toser y no usar pañuelos reutilizables. A esto se pueden sumar otras medidas de protección ante virus respiratorios, como la ventilación o el uso de mascarilla, en su defecto. En todo caso, las autoridades recomiendan acudir al pediatra ante signos o síntomas que se agravan con el paso de los días.

Documentos oficiales, referencias clínicas y fuentes:
Nota informativa del ECDC sobre el aumento de casos de hepatitis infantil en Reino Unido.
Nota informativa de la Agencia de Seguridad Sanitaria de Reino Unido.
Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid.
Informe de UKHSA de evolución de virus respiratorios en Reino Unido.
Guía de manejo clínico de hepatitis infantil de origen desconocido.
Estudios sobre hepatitis infantil y covid: en JPGN (seguimiento de cuatro casos en EE.UU.), Virology Journal (describiendo un caso en Brasil) y un preprint (seguimiento dee 47 casos en India).
Will Irving, profesor de virología de la Universidad de Nottingham (ScienceMediaCentre)
Sheila Bird, profesora de bioestadística de la Universidad de Cambridge (ScienceMediaCentre)

DEJAR UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

17 − two =