De Aquí y de Allá Colaboradores

Para mí, el golpe más fuerte fue cuando mi hijo/a cambio su acta para aparecer como varón

En ese momento sentí que había perdido a mi hija para siempre.

Por Alicia Yolanda Reyes.

Diana es madre de dos chicos, el mayor vive fuera del país con su esposa, el más chico tiene 24 años, cuando nació fue registrada como Claudia, ella y su esposo se sentían felices, tenían su parejita, niño y niña.
Conforme fue creciendo Claudia, empezó a notar que había cosas que no se esperaban de una niña, se negaba a ponerse aretes y usar ropa femenina, se inscribió en deportes considerados masculinos
Le compraba blusitas y adornos para el pelo y se negaba a ponérselos.
Yo tenía la suscripción de la revista National Geographic y un número lo dedicaron a la diversidad sexual, mi hijo la tomó, la leyó con avidez y me dijo “esto es lo que me pasa a mí. Yo soy eso”. No me siento mujer, me siento hombre.
Fue un golpe muy duro, todos mis sueños se vinieron abajo, pero me quedaba claro que el amor hacía él o ella, “estaba por encima de todo”.
Un día me dijo “todo lo que has pensado de mí, no es tal”, y me explicó lo que era la diversidad sexual y la vivencia de género, “nos recomendó a su padre y a mí asistir a un grupo de apoyo, que se llama “Familias en la Diversidad Sexual”.
Ahí escuchamos varios testimonios, eso me afectaba mucho, de ahí nos recomendaron un lugar en la ciudad de México para el cambio de nombre lo acompañé y nos explicaron que era un paso que no tenía vuelta atrás, a pesar de eso le apoyé.
Una de las cosas que nos hicieron saber es qué si tenía cualquier problema con la autoridad, así fuera un choque y lo detenían lo recluirían con varones, y corría el riesgo de ser violado, que ya tenían algunos casos así, pero nada lo hizo desistir.
Otra de las cosas que me preocupan es lo de las hormonas, ya que nos han informado que dañan el hígado y tiene riesgo de muerte prematura, los dos meses que se las inyectó le hicieron una reacción muy fuerte.
Por lo pronto la suspendió, no sé qué pasará en un futuro.
Las chicas y chicos que optan por el cambio de sexo,no parecen medir esos riesgos, es algo que me preocupa mucho.
También se le ha explicado que no podrá procrear, “ni como hombre, ni como mujer”.
Hace unos días Jorge, así se llama ahora, me dijo, “Se que tienes muchos deseos de tener nietos, mi hermano mayor y su esposa no lo contemplan en el corto plazo, así que a lo mejor yo me animo y me embarazo”.
No se que pasara en el futuro, lo único que sé, es que su padre y yo le apoyaremos en todo lo que decida, porque por encima de todo está el amor que le tenemos, concluye Diana (aliciayolandar@hotmail.com)

DEJAR UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

10 + eight =