Colaboradores Prevención de Enfermedades Salud Mental

Sexualidad Sana Desde la Niñez

Recordar nuestra propia infancia para no asustarnos de los comportamientos de los hijos

Por Alicia Yolanda Reyes

Los padres de antaño estaban convencidos que los niños eran asexuados, que había que evitar cualquier conversación sobre sexo frente a ellos. Quien no recuerda la famosa “cigüeña que traía a los niños”. O que los niños llegaban de París, etc.
Cuando yo tenía alrededor de 10 año, mi mamá se embarazó del último de mis hermanos, en voz baja hablaba con sus amigas de que iba a tener un bebé y de la ilusión de que éste fuera varón, éramos 5 mujeres y un hombre,
Cuando le faltaba poco para dar a luz y su vientre era más prominente una vecina me preguntó si mi mamá ya se había aliviado, yo le dije que no, llegué y le conté a mi mamá y se enojó conmigo ”una niña no debería pronunciar esa palabra” (¿?).
También recuerdo que cuando tenía como cuatro o cinco años, descubrí que si frotaba mis genitales con los dedos experimentaba una sensación agradable, las monjas del colegio donde asistía me dieron de reglazos en las manos y mandaron llamar a mi mamá, la cual por supuesto me reprendió duramente y me hicieron saber que lo que hacía estaba mal, que estaba ofendiendo a Dios etc.
Ese último recuerdo lo he arrastrado por toda la vida, y aunque se que la masturbación es sana, y forma parte del autoconocimiento, es algo que me causa sentimiento de culpa.
Acabo de encontrar un magnifico ejemplar de Cecilia Blanco titulada ¿Qué es esto? La sexualidad explicada para niñ@s, en donde de forma amena, sin prejuicios va acompañando a padres e hijos sobre el tema.
Señala que para comprender el proceso de la sexualidad humana hay que ponerlo en perspectiva. Puntualiza que el recién nacido trae impulsos sexuales en germen, que las caricias y mimos de papá y mamá contribuyen a la erogeneidad de su cuerpo necesaria para su sano desarrollo.
Puntualiza que niñas y niños ingresan alrededor de los cinco años a lo que se conoce como “periodo de latencia”, es ahí donde empieza a surgir ciertos diques, como la repugnancia, el pudor y la moral.
De acuerdo a la especialista el periodo de latencia dura aproximadamente hasta los ocho o nueve años.
Se divide en dos momentos cuando el infante descubre sus genitales y se toca produciendo sensaciones placenteras.
Más adelante ya en la pubertad alrededor de los 9 o diez años, inicia con una búsqueda activa lo que lo llevara a la elección del objeto. Poco a poco el o la púber van ingresando en el camino hacía la construcción de lo que será la sexualidad adulta.
Con las nuevas tecnologías niñas y niños están cada día más expuestos imágenes y comportamientos de sexualidad explícita, mal enfocada, eso es un riesgo porque si no tienen acompañamiento de papá y mamá. Si esos temas no se tocan en casa, se van formando una idea equivocada de la sexualidad.
No se ve como algo que debe vivirse poco a poco, compartir su descubrimiento con chicas y chicos de su edad, y llegan a ser presa fácil de un adulto que les induzca a conductas que le dañen, física y psicológicamente.
Lo ideal es que su inicio en la sexo genitalidad sea con alguien de su edad, con quien lleven una relación amorosa, que para ambos sea un descubrimiento, y que no exista imposición, sino que sea de mutuo acuerdo, que les permita ir creciendo como seres humanos.
No todas las chicas y chicos inician a la misma edad, habrá quienes a los 15 o 16 años ya estén preparados y otros que esperarán a ser mayores de edad.
A papá y mamá solo les queda acompañar en cada etapa, llevar a las chicas al ginecologo/a para que sean revisadas y en su caso recomienden algún método de planificación familiar.
Inculcar en chicos y chicas que el ejercicio de la sexualidad implica compromiso de ambas partes, y que las chicas no son objetos de placer, sino alguien con quien compartir momentos agradables y placenteros. Y que cualquier consecuencia, es responsabilidad de ambos y como tal deben de enfrentarse (aliciayolandar@htmail.com)

DEJAR UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

nine + 8 =