Colaboradores

Mitos sobre la COVID-19 que debemos aclarar

La vacuna controlará la epidemia de la COVID-19: no la controlará hasta que se alcance a vacunar al 80% de la población y aún no llegamos al 3% y con una sola dosis, hasta que tengamos dos dosis, un mes después, estaremos protegidos contra la forma grave de la enfermedad, y recordemos que no todo el que se vacuna está protegido, por lo que es importante continuar con las medidas de prevención.

 Ya en Nicaragua tenemos inmunidad de rebaño: ningún país la tiene, además es muy difícil ya que la COVID-19 se repite y además las nuevas variantes del virus podrán infectarte, aunque ya te enfermaste antes.

Aquí estamos en molote y nada nos pasa: claro que sí, mucha gente queda contagiada, lo que pasa es que el 80% de los niños y el 45% de los adultos no presentan síntoma o malestares, pero entre el 35% al 70% pueden tres meses después presentar daños o secuelas que afectan el cerebro, corazón, pulmones, riñones y otros, disminuyendo la calidad y expectativa de vida, esto ya lo vemos en Nicaragua en varios casos. Estamos sembrando el virus y cosecharemos enfermos, complicados, muertos y dañados.

En los buses no nos pasa nada: ahí tenés mucho riesgo de contagiarte, primero porque el chofer, ayudante y pasajeros entran sin mascarilla, las ventanas no están abiertas por lo tanto no está ventilado, nadie se lava las manos 40 segundos con agua y jabón ni con alcohol gel, entonces las superficies están contaminadas, la gente se sienta y está de pie totalmente pegados sin guardar la distancia de al menos 2 metros entre persona y persona, tenemos ahí todas las condiciones similar a estar en molotes.

En Costa Rica pasa, pero aquí no: aquí sí nos pasa, lo que sucede es que no se comparte ni es pública la información, lo que tenés es una campaña y lo ves en las autoridades nacionales y municipales que disminuyen el impacto de la epidemia y la politiza diciendo que es alarmista, la prevención es lo correcto, el mundo lo ha demostrado y en Nicaragua tenemos que aprender, si no aceptamos que estamos en epidemia se disminuye falsamente el riesgo y la gente no toma las medidas de prevención, se enferma y contagia a otros con la consecuente disminución de tu salud.

Yo tomo tratamiento preventivo: este no existe, si usted está tomando algo le están mintiendo, ni la ivermectina, ni la hidroxicloroquina ni ningún otro medicamento químico ni natural le sirve. Y recuerde automedicarse es un error, va en contra de su salud.

No es mi responsabilidad: claro que sí, es responsabilidad individual, familiar, comunitaria y gubernamental. Si yo me cuido te cuido a vos, a mi familia y a mi comunidad. Si yo no envío a mi hija enferma a la escuela o a la universidad, estoy protegiendo a los otros estudiantes y docentes. Si yo no participo en molotes me cuido a mí y a los demás, controlo mi salud. Recuerde que usted tiene el poder de producir salud o diseminar enfermedades, seamos responsables y exijamos que todos y todas lo sean.

DEJAR UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

four + 4 =