Ciencia

Crean tejidos vivos con una impresora 3D

Algún día las impresoras revolucionarán por completo el mundo de la medicina, produciendo corazones, hígados y otros órganos. Pero por ahora el doctor Darryl D’Lima se conforma con crear un poco de cartílago de la rodilla.
image

Crean tejidos vivos con una impresora 3D

El Dr. D’Lima, quien dirige un laboratorio de investigación ortopédica, ya hizo un cartílago bioartificial en el tejido de una vaca, modificando una vieja impresora de inyección de tinta para sofocar capa tras capa un gel que contiene las células vivas. También ha impreso cartílago de tejido extraído de pacientes que han sido sometidos a cirugía de reemplazo de rodilla.

Al igual que las impresoras 3D han ganado popularidad entre los aficionados y las empresas que los utilizan para crear objetos de uso cotidiano, prototipos y piezas de repuesto, se ha producido un aumento del interés en el uso de tecnología similar en la medicina. Es por esto que científicos británicos crearon, con una impresora en tres dimensiones (3D), un material sintético similar a tejidos vivos que podría potencialmente tener aplicaciones médicas.

Este nuevo tipo de material está formado por miles de gotas de agua encapsuladas cada una en un filme graso y unidas entre sí, capaces de efectuar ciertas funciones de las células del cuerpo humano.

Esta “red de gotitas” podría ser parte de una nueva tecnología para administrar los medicamentos y reemplazar potencialmente a posibles tejidos dañados en el organismo.

Teniendo en cuenta que este material es totalmente sintético, sin genoma y sin capacidad de réplica, esto permite evitar los tipos de problemas encontrados con los tejidos artificiales, como los que utilizan células madre humanas, explican los autores de la investigación publicada en la revista estadounidense Science.

No cabe duda que aún hay mucho trabajo por hacer para perfeccionar el proceso, no solo obtener las aprobaciones regulatorias sino también llevar a cabo ensayos clínicos. Aunque parezca ficción, el objetivo final parece ser tener una impresora en la sala de operaciones para imprimir un nuevo cartílago directamente en el cuerpo de la persona para reparar o reemplazar el tejido que falta debido a una lesión o artritis.

Fuente: Afp