Enfermedades

Acupuntura, tratamiento efectivo contra las adicciones

El tratamiento se aplica en la Clínica de Acupuntura de la Escuela Nacional de Medicina y Homeopatía y estimula de manera natural el organismo para liberar sustancias opioides endógenos (dopamina, encefalinas y endorfinas), las cuales proporcionan bienestar al paciente y facilitan la desintoxicación.

La acupuntura representa una alternativa viable de desintoxicación en el tratamiento de las adicciones, debido a que estimula al organismo para que de manera natural produzca en el cerebro sustancias opioides endógenos, específicamente dopamina, encefalinas y endorfinas, que se liberan en cantidades muy reguladas, las cuales proporcionan analgesia y tranquilidad en el paciente, lo que ayuda a su pronto restablecimiento.

Eduardo Rodríguez Guerrero, responsable de la Clínica de Acupuntura de la Escuela Nacional de Medicina y Homeopatía (ENMH) del Instituto Politécnico Nacional (IPN), aseguró que el tratamiento que ahí se aplica desde hace siete años está basado en técnicas que también son empleadas en el Hospital Lincoln de Nueva York, y con principios de la medicina tradicional china. 
La combinación de estos elementos, señaló, es lo que ha permitido obtener resultados eficaces en el tratamiento de adicciones a la cocaína, mariguana, alcohol y, en menor grado, a solventes, debido a que es más difícil tratar a las personas que consumen este tipo de sustancias.

 

El especialista en Acupuntura Humana informó que la ENMH, además de ofrecer el tratamiento en la Clínica de Acupuntura, hará extensivos sus beneficios a escala nacional a partir de 2012, a través del Consejo Nacional contra las Adicciones (Conadic), y los Centros de Integración Juvenil (CIJ).

En un boletín del IPN (21 de noviembre de 2011), el especialista explicó que sustancias como la cocaína, mariguana, alcohol y anfetaminas, así como los inhalantes y solventes, influyen negativamente en el sistema nervioso central y desde el primer consumo dañan zonas cerebrales que dejan de activarse; “por el consumo crónico de las sustancias llega un momento en que se pierde el estado de la conciencia y la vida”.

Mencionó que con el tratamiento que se aplica en la Clínica de Acupuntura se estimula el organismo para la liberación de sustancias como la dopamina, endorfinas y encefalinas, a fin de que proporcionen al individuo la sensación de bienestar y tranquilidad durante el síndrome de supresión de las drogas; “de tal manera que los síntomas de ansiedad y deseo por ingerir el estupefaciente prácticamente no se presentan, pero es muy importante que exista la fuerza de voluntad que impida que, aun cuando el cuerpo no necesite ninguna sustancia estimulante, esta sea consumida por hábito o costumbre”.

El especialista politécnico señaló  que con base en el modelo de acupuntura, las agujas se aplican conforme a la auricoloterapia (puntos en el pabellón auricular o de la oreja), y se estimulan algunos puntos de acupuntura corporal, especialmente puntos del riñón, ya que de acuerdo con la medicina tradicional china este órgano estimula la voluntad, lo que se refleja en una conducta más activa.

“Dependiendo de cada caso, el número de terapias por semana varía de una persona a otra, debido a que algunos necesitan el tratamiento cotidianamente, mientras que para otros es suficiente con dos o tres veces a la semana. Se tiene un control muy cuidadoso y espaciado para la aplicación de la terapéutica, según las necesidades individuales de  
cada persona”, apuntó.

 

El responsable de la Clínica de Acupuntura de la ENMH refirió que la recuperación de un paciente depende, en todos los casos, de que realmente quiera rehabilitarse y de la fuerza de voluntad, “ya que este tipo de personas se caracterizan por ser chantajistas, manipuladoras, mentirosas y, en muchos casos, llegan a robar para conseguir los estupefacientes; de ahí la necesidad de que la persona esté plenamente convencida, pues de lo contrario el tratamiento no tiene el éxito adecuado”.

Rodríguez Guerrero comentó que para incrementar aún más la eficacia de la atención con acupuntura, es muy importante que el paciente no tenga tiempos de ocio y que la familia procure no dejarlo solo, sino por el contrario, que ejerza una vigilancia discreta para no herir sus sentimientos o intimidad.

Señaló que si bien es cierto que se hacen importantes esfuerzos para el tratamiento de las adicciones, la mejor manera de combatir este problema es la información de tipo preventivo que se debe dar desde los primeros años de vida, la cual está relacionada directamente con el hecho de que los padres dediquen mayor tiempo a sus hijos, porque  
la soledad es uno de los factores que propician que niños y jóvenes se refugien en las drogas para sentirse queridos y con una sensación de bienestar.

 

Recomendó a los padres de familia pedir ayuda si sospechan que sus hijos están consumiendo drogas,  y recordó que algunos de los síntomas para detectar un problema de este tipo son los cambios irregulares en la alimentación, que el joven se muestre inapetente o con exceso de apetito, que beba en exceso, los cambios drásticos de conducta como ánimo muy decaído o demasiado alegre, enrojecimiento de ojos, y sobre  
todo, “algo muy efectivo en estos casos es revisar sus pertenencias como útiles escolares, además de esperarlos de manera repentina al salir del plantel educativo al que asisten”.

 

Rodríguez Guerrero consideró  que el IPN podría jugar un papel muy importante en el combate a las adicciones mediante su tratamiento con Acupuntura Humana, técnica no medicamentosa que es segura, económica, natural y, sobre todo, efectiva.

Actualmente México ocupa el cuarto lugar como país consumidor de drogas en el continente americano, acentuándose la adicción en la población de entre 15 y 34 años de edad.