Enfermedades

Aumenta la supervivencia en el cáncer de ovario al haber mutaciones genéticas

Las mujeres con cáncer de ovario que presentan una mutación del gen BRCA2 tienen más probabilidades de sobrevivir a la malignidad, que las mujeres con la mutación BRCA1 o en las que no se presenta alguna mutación.
image

Aumenta la supervivencia en el cáncer de ovario al haber mutaciones genéticas

En los resultados presentados en la 102a Reunión Anual de la American Association for Cancer Research (AACR) realizada del 2 al 6 de abril de 2011. Kelly Bolton, investigadora del Instituto Nacional del Cáncer, dijo que los resultados describen el efecto de estas mutaciones en la supervivencia del cáncer de ovario.

“Había algunas pruebas previas de que las mujeres con cáncer de ovario que tienen mutaciones en los genes BRCA muestran una mejor supervivencia en comparación con los no portadores de la mutación”, dijo Bolton. “Nuestro estudio demuestra claramente que esta diferencia en la supervivencia es real. También proporcionan la primera evidencia sólida de que las mutaciones BRCA1 y BRCA2 no tienen el mismo impacto en la supervivencia del cáncer de ovario”.

“Los resultados en estudios anteriores han sido un tanto contradictorios, debido a su pequeño tamaño y las limitaciones metodológicas”, agregó.

Bolton y sus colegas evaluaron 3 mil 531 casos de cáncer epitelial de ovario, incluyendo a mil 178 mujeres con mutaciones en el gen BRCA1, 367 con mutaciones en el BRCA2 y mil 986 sin mutaciones. En general, las mujeres con la mutación en BRCA1 o BRCA2, presentaron una mejor supervivencia en comparación con los pacientes que portaban el tipo natural de ambos genes. La supervivencia a cinco años de las mujeres sin mutaciones, fue del 36 por ciento, mientras que la de las portadoras de mutaciones en BRCA1 o BRCA2,  fue de 46 por ciento y 61 por ciento, respectivamente.

Bolton dijo que se necesitan más estudios para explicar por qué las mujeres con mutaciones en el gen BRCA2 tuvieron mejor supervivencia de las portadores de BRCA1, o las que no tienen una mutación. La investigadora plantea la hipótesis de que las mutaciones pueden afectar la respuesta del paciente a la quimioterapia.

Aproximadamente 1 de cada 400 a 1 de cada 800 mujeres nacen con mutaciones en BRCA1 o BRCA2, que se sabe, predisponen al desarrollo de cáncer de ovario y de mama. Los riesgos varían entre las dos mutaciones. Aproximadamente el 5 por ciento de los pacientes con cáncer de ovario son portadores de mutaciones en los genes BRCA1 o BRCA2.

“Esta información puede conducir a mejoras en el manejo clínico de los pacientes con estas mutaciones”, sugirió.