Enfermedades

Bacterias de la boca pueden generar endocarditis

Una de las bacterias que requiere mayor atención es el Streptococcus gordonii, que suele estar en la placa que se forma en la superficie de los dientes. Si esta bacteria entra en el torrente sanguíneo podría causar consecuencias fatales, como una endocarditis infecciosa.
image

Bacterias de la boca pueden generar endocarditis

En la conferencia anual de la Sociedad para la Microbiología General se difundieron estudios en los que se determina que las bacterias que se alojan en la boca y que forman parte de la placa dental, son tan perjudiciales para el organismo que podrían generar endocarditis, una enfermedad infecciosa del corazón.

Una de las bacterias que requiere mayor atención es el Streptococcus gordonii, que suele estar en la placa que se forma en la superficie de los dientes. Si esta bacteria entra en el torrente sanguíneo podría causar consecuencias fatales, como una endocarditis infecciosa.

La endocarditis es producida por bacterias que alteran el crecimiento de las válvulas cardíacas, que se inflaman debido a la infección al punto de que el suministro de sangre al corazón y al cerebro puede bloquearse, lo que indudablemente provocaría la muerte.

El tratamiento habitual para la endocarditis infecciosa se basa en la cirugía o el uso de potentes antibióticos, aunque cada vez son menos eficaces. De hecho, «alrededor del 30 por ciento de las personas que lo padecen mueren endocarditis infecciosa y la mayoría requieren cirugía para el reemplazo de la válvula cardíaca infectada con una válvula», expresó la investigadora Helen Petersen.

También neumonía

Hace algunas semanas se había difundido otra investigación, que daba cuenta del peligro potencial de alguna de esas bacterias.

El estudio, llevado a cabo en la Escuela de Medicina de la Universidad de Yale, Estados Unidos, encontró cambios en las bacterias orales que preceden la aparición de la infección respiratoria. Se concluyó así que estas juegan un papel en el desarrollo de la neumonía, una infección pulmonar.

Según el doctor Samit Joshi, quien dirigió el estudio, el hallazgo "sugiere que estos cambios en la bacteria oral juegan un papel importante en el riesgo de desarrollar neumonía".

En la conferencia anual de la Sociedad para la Microbiología General se difundieron estudios en los que se determina que las bacterias que se alojan en la boca y que forman parte de la placa dental, son tan perjudiciales para el organismo que podrían generar endocarditis, una enfermedad infecciosa del corazón.

Una de las bacterias que requiere mayor atención es el Streptococcus gordonii, que suele estar en la placa que se forma en la superficie de los dientes. Si esta bacteria entra en el torrente sanguíneo podría causar consecuencias fatales, como una endocarditis infecciosa.

La endocarditis es producida por bacterias que alteran el crecimiento de las válvulas cardíacas, que se inflaman debido a la infección al punto de que el suministro de sangre al corazón y al cerebro puede bloquearse, lo que indudablemente provocaría la muerte.

El tratamiento habitual para la endocarditis infecciosa se basa en la cirugía o el uso de potentes antibióticos, aunque cada vez son menos eficaces. De hecho, «alrededor del 30 por ciento de las personas que lo padecen mueren endocarditis infecciosa y la mayoría requieren cirugía para el reemplazo de la válvula cardíaca infectada con una válvula», expresó la investigadora Helen Petersen.

También neumonía También neumonía

Hace algunas semanas se había difundido otra investigación, que daba cuenta del peligro potencial de alguna de esas bacterias.

El estudio, llevado a cabo en la Escuela de Medicina de la Universidad de Yale, Estados Unidos, encontró cambios en las bacterias orales que preceden la aparición de la infección respiratoria. Se concluyó así que estas juegan un papel en el desarrollo de la neumonía, una infección pulmonar.

Según el doctor Samit Joshi, quien dirigió el estudio, el hallazgo "sugiere que estos cambios en la bacteria oral juegan un papel importante en el riesgo de desarrollar neumonía".