Enfermedades

Cáncer de ovario, tercer lugar de mortalidad

Tardío diagnóstico, entre las dificultades para tratar la enfermedad de manera adecuada. Generalmente puede confundirse con la colitis, porque causa molestia en la parte baja del abdomen, entre otros síntomas, por lo que se recomienda someterse a un ultrasonido pélvico o transvaginal con método dopler para distinguir alteraciones. Si es detectado a tiempo hay amplias posibilidades de cura
image

Cáncer de ovario, tercer lugar de mortalidad

En México, el cáncer de ovario ocupa el tercer lugar en mortalidad por neoplasias en la población adulta femenina, después del de mama y cérvico uterino, debido a que en más de la mitad de las pacientes se detecta en etapas avanzadas, afirmó la oncóloga médica del Instituto Nacional de Cancerología, Dolores Gallardo.

En México, el cáncer de ovario ocupa el tercer lugar en mortalidad por neoplasias en la población adulta femenina, después del de mama y cérvico uterino, debido a que en más de la mitad de las pacientes se detecta en etapas avanzadas, afirmó la oncóloga médica del Instituto Nacional de Cancerología, Dolores Gallardo.

Puntualizó que la falta de síntomas en las fases iniciales del tumor complica su detección oportuna, por lo que pueden transcurrir de seis meses a un año para su diagnóstico.

Puntualizó que la falta de síntomas en las fases iniciales del tumor complica su detección oportuna, por lo que pueden transcurrir de seis meses a un año para su diagnóstico.

Al inicio, tanto los médicos como las pacientes lo confunden con una colitis, porque causa molestia en la parte baja del abdomen, leve, tolerable, permanente, parecido a una colitis, acompañada de distensión abdominal, sensación de llenura, dificultad para comer, dolor pélvico y en la espalda que empeora con el tiempo y sensación de evacuar.

Al inicio, tanto los médicos como las pacientes lo confunden con una colitis, porqu e causa molestia en la parte baja del abdomen, leve, tolerable, permanente, parecido a una colitis, acompañada de distensión abdominal, sensación de llenura, dificultad para comer, dolor pélvico y en la espalda que empeora con el tiempo y sensación de evacuar.

Conforme avanza hay aumento en el volumen del abdomen, saciedad, aumento de peso, dolor abdominal y en ocasiones, sangrado vaginal anormal.

Conforme avanza hay aumento en el volumen del abdomen, saciedad, aumento de peso, dolor abdominal y en ocasiones, sangrado vaginal anormal.

El cáncer de ovario es de rápido crecimiento y diseminación, por lo que dos de cada tres mujeres mueren antes de los cinco años a partir del diagnóstico. El riesgo de padecerlo empieza alrededor de los 45 años de edad y nace en la superficie o parte externa del ovario, pero en esta fase por lo general pasa inadvertido.

El cáncer de ovario es de rápido crecimiento y diseminación, por lo que dos de cada tres mujeres mueren antes de los cinco años a partir del diagnóstico. El riesgo de padecerlo empieza alrededor de los 45 años de edad y nace en la superficie o parte externa del ovario, pero en esta fase por lo general pasa inadvertido.

Este tipo de cáncer se clasifica en cuatro etapas, en I y II hay amplias posibilidades de curación, pero enla tres ya se diseminó en forma de semillas al peritoneo y sólo una de cada cuatro mujeres se cura, de acuerdo con un boletín de la Ssa (13 de septiembre de 2011).

Este tipo de cáncer se clasifica en cuatro etapas, en I y II hay amplias posibilidades de curación, pero enla tres ya se diseminó en forma de semillas al peritoneo y sólo una de cada cuatro mujeres se cura , de acuerdo con un boletín de la Ssa (13 de septiembre de 2011) .

Aclaró que la prueba de Papanicolaou no diagnostica el cáncer de ovario, sólo el cérvico uterino, por lo que su detección debe ser con ultrasonido pélvico o transvaginal con método dopler que permite distinguir alteraciones, así como el estudio de determinación de marcador tumoral antígeno CA125, que debe empezar a realizarse a los 45 años de edad o en la perimenopausia, y de preferencia dos veces al año, pero quienes tienen factores de riesgo deben practicarse este estudio cada tres meses.

Aclaró que la prueba de Papanicolaou no diagnostica el cáncer de ovario, sólo el cérvico uterino, por lo que su detección debe ser con ultrasonido pélvico o transvaginal con método dopler que permite distinguir alteraciones, así como el estudio de determinación de marcador tumoral antígeno CA125, que debe empezar a realizarse a los 45 años de edad o en la perimenopausia, y de preferencia dos veces al año, pero quienes tienen factores de riesgo deben practicarse este estudio cada tres meses.

Tienen más posibilidad de padecer cáncer de ovario las mujeres que tuvieron cáncer de mama, que tienen familiares directos como la madre o la abuela con cualquiera de los dos cánceres, quienes se someten a estudios de fertilización para procrear hijos o las que no tuvieron descendencia.

Tienen más posibilidad de padecer cáncer de ovario las mujeres que tuvieron cáncer de mama, que tienen familiares directos como la madre o la abuela con cualquiera de los dos cánceres, quienes se someten a estudios de fertilización para procrear hijos o las que no tuvieron descendencia.

La especialista precisó que el tratamiento consiste en quimioterapia y cirugía para extraer los ovarios y ésta debe realizarla un cirujano oncólogo o un cirujano, además de una revisión profunda de la cavidad peritoneal, del baso, diafragma, superficie hepática y piso pélvico, entre otros órganos.

La especialista precisó que el tratamiento consiste en quimioterapia y cirugía para extraer los ovarios y ésta debe realizarla un cirujano oncólogo o un cirujano, además de una revisión profunda de la cavidad peritoneal, del baso, diafragma, superficie hepática y piso pélvico, entre otros órganos.

La doctora Gallardo insistió en la necesidad de que las mujeres se realicen el estudio diagnóstico, ya que aún con el tratamiento óptimo, en etapa avanzada de la enfermedad hasta 95 por ciento de los casos tienen probabilidad de recaída.

La doctora Gallardo insistió en la necesidad de que las mujeres se realicen el estudio diagnóstico, ya que aún con el tratamiento óptimo, en etapa avanzada de la enfermedad hasta 95 por ciento de los casos tienen probabilidad de recaída.

“Es vital hacer un reconocimiento de nuestro cuerpo, no únicamente por fuera, también por dentro y recordar que es vital un diagnóstico oportuno, sobre todo si se trata de un tumor serio como lo es el cáncer de ovario”, agregó, e hizo un llamado a las mujeres para tomar acciones a favor de su salud y permitirse tener una vida plena y saludable.

“Es vital hacer un reconocimiento de nuestro cuerpo, no únicamente por fuera, también por dentro y recordar que es vital un diagnóstico oportuno, sobre todo si se trata de un tumor serio como lo es el cáncer de ovario”, agregó, e hizo un llamado a las mujeres para tomar acciones a favor de su salud y permitirse tener una vida plena y saludable .