Enfermedades

¿Cómo evitar enfermedades gastrointestinales?

La preparación, distribución y almacenamiento de los alimentos que consumimos en el hogar se debe controlar para evitar que se adquieran enfermedades gastrointestinales.
image

¿Cómo evitar enfermedades gastrointestinales?

Por: Alicia Yolanda Reyes

Por: Alicia Yolanda Reyes

La preparación, distribución y almacenamiento de los alimentos que consumimos en el hogar se debe controlar para evitar que se adquieran enfermedades gastrointestinales como la salmonelosis o la intoxicación estafilocócica que son las enfermedades más comunes del aparato digestivo, señalan expertos de la Secretaría de Salud Jalisco.

De acuerdo con el estudio realizado a pacientes que ingresan en los hospitales y clínicas del sector salud los mayores problemas gastrointestinales se relacionan con la contaminación cruzada, que es la transferencia de microorganismos como bacterias, virus y parásitos, que se mantienen en alimentos crudos o sin desinfectar y contaminan los alimentos listos para su consumo humano.

Otra forma de contaminación se da a través de las manos de las personas que preparan los alimentos.

Por ello es importante lavarse constantemente las manos cuando se está cocinando, en especial si se entra en contacto con alimentos crudos como carnes, mariscos y luego se prepara una ensalada o un coctel de frutas, sin volver a lavarse las manos.

Lo microorganismos de los alimentos crudos se pasan a los cocinados a través de las manos, los utensilios con los que se cocina y los trapos de cocina.

Si se utiliza en la cocina una mesa o tabla para picar, es importante lavarla con agua y jabón y una solución de coloro, antes de volver a usarla para preparar otros alimentos.

Estas mismas medidas hay que utilizarlas con cuchillos, cucharas, y trapos para limpiar, los cuales deben de ser diferentes a los que se utilizan para secar los utensilios de cocina o platos y cubiertos que llevarán a la mesa.

En el refrigerador también es importante no utilizar un mismo compartimiento para almacenar productos crudos como carne, pescados y mariscos, con frutas y verduras que se consumen crudas.

El vaso de la licuadora, batidora y todo aquello que entre en contacto con alimentos debe de ser lavado después de cada producto para evitar la contaminación y las enfermedades gastrointestinales.

Los principales síntomas que se presentan por consumir alimentos contaminados o en mal estado son fiebre, diarrea, o dolor abdominal, que están relacionadas con la salmonelosis, que se asocia al consumo de carne o pollo contaminado.

En el caso de la intoxicación estafilocócica tiene su origen en el consumo de carnes frías, productos de carne de res o aves, pasteles rellenos de crema, mezclas de alimentos o restos de comida contaminada.

Las bacterias que causan daño a la salud crecen en un rango de temperatura de entre los cinco y los sesenta grados, por lo que es importante conservar los alimentos en refrigeración, y cocinarlos antes de consumirlos o volverlos a almacenar.

Es decir si se descongela carne o pollo para preparar y no se consume todo, hay que cocinarlo antes de volver a refrigerarlo.

Uno de los errores más comunes y causa de infección estomacal es regresar al congelador la carne o pescado que no se consumió para usarlo en otra ocasión.

Esto jamás se debe hacer ya que en el proceso de descongelación se puede contaminar, por lo que se debe cocinar todo lo que se descongelo antes de volverlo a guardar.

Entonces recapitulando para evitar adquirir enfermedades gastrointestinales hay que  seguir estas reglas: Lavarse constantemente las manos cuando se están manipulando alimentos, de ser posible tener un cepillito para uñas para que la limpieza se más profunda.

Cambiar los utensilios como cortadores, cuchillos y cucharas de cocina, cuando se va a preparar otro alimento.

Las tablas de picar deben de lavarse con agua, jabón y una solución de cloro cada vez que se utilizan.

No preparar al mismo tiempo alimentos crudos  y cocidos, para evitar la contaminación de microorganismos.

Si a pesar de todas estas medidas se presentan síntomas de infección o intoxicación hay que acudir de inmediato al médico para evitar que se complique el problema, y en el camino consumir mucha agua o suero para evitar sufrir una deshidratación.