Enfermedades

Descubren nuevas pistas para desarrollar vacuna contra la malaria

La malaria es responsable de más de 600.000 muertes al año en todo el mundo, en su mayoría niños de África subsahariana.
image

Descubren nuevas pistas para desarrollar vacuna contra la malaria

Un equipo de investigadores identificó anticuerpos hasta ahora desconocidos que pueden permitir el desarrollo de vacunas contra el Plasmodium falciparum, responsable de la forma más grave de malaria, según un estudio publicado.

Al someter un gran número de proteínas de este parásito a los anticuerpos producidos naturalmente por el sistema inmunitario de los niños infectados en Kenia, los científicos identificaron antígenos hasta ahora desconocidos.

También encontraron nuevas formas de utilizar estos antígenos, que provocan una reacción inmune, al vincularlos a las vacunas para aumentar la protección.

“La resistencia a los medicamentos antimaláricos (...) es un problema cada vez mayor que hace necesario el desarrollo de vacunas para combatir el Plasmodium falciparum, antes de que enferme a las personas infectadas”, dijo Faith Osier, del Instituto de Investigación Médica de Kenia (KEMRI) y autora principal del estudio publicado en la revista Science Translational Medicine.

La experta señaló que su estudio “proporciona una gran cantidad de nuevas vacunas que ofrecen una esperanza real”.

La malaria es responsable de más de 600.000 muertes al año en todo el mundo, en su mayoría niños de África subsahariana.

Los investigadores siguieron durante más de seis meses a un grupo de niños que portaban los parásitos de la malaria. Algunos desarrollaron la enfermedad, mientras otros fueron protegidos por los anticuerpos naturales, que impidieron que los parásitos penetraran las células de la sangre.

Las muestras de sangre de estos últimos permitieron identificar las combinaciones de anticuerpos capaces de proveer una protección total contra la malaria, señalaron los investigadores.

El mosquito Anopheles es un importante vector de la malaria en el mundo. Pero, además de la creciente resistencia a los medicamentos antimaláricos, los mosquitos son cada vez menos afectados por los insecticidas.












 

Fuente: AFP