Enfermedades

Diabetis, la diferencia entre cuidarse y no hacerlo

La diabetes es un padecimiento silencioso, es la primera causa de morbilidad en el país y la segunda en mortalidad.
image

Diabetis, la diferencia entre cuidarse y no hacerlo

Por: Alicia Yolanda Reyes.

Juan tenía tan solo seis años cuando empezó a bajar de peso, todo el día estaba cansado e irritable, la maestra les aconsejó llevarlo al médico y tras varios estudios se detectó que tenía diabetes tipo uno, iniciaron con un tratamiento de insulina y le explicaron a los padres que era importante que el chico siguiera las indicaciones sobre alimentación, ejercicio , toma de glucosa y aplicación de insulina.

Al principio fue traumático para toda la familia y les costaba trabajo seguir las indicaciones hasta que el chico tuvo un problema serio de salud debió ser hospitalizado y a partir de ahí entendieron la importancia de seguir el plan marcado por el médico.

A Rafael le detectaron la diabetes cuando tenía catorce años, de ser un chico gordito empezó a perder de peso de manera alarmante, se sentía apático y tuvo que ser hospitalizado. Los médicos le explicaron que a partir de ahí debería checarse la glucosa antes de cada alimento y cuando ésta subiera inyectarse la insulina.

Actualmente Rafa está en la universidad, lleva una vida normal y no ha vuelto a tener recaída, sabe que determinados alimentos como los dulces, el pan, pasteles, helados debe consumirlos en pequeñas cantidades, evitar fumar, ingerir alcohol y hacer ejercicio todos los días es parte de su rutina que le ha permitido mantenerse sano.

La diabetes tipo uno, mejor conocida como diabetes juvenil e insulino dependiente es un padecimiento que inicia en la infancia.

Afecta a cinco personas de millones en el mundo y bien manejada tiene una buena expectativa de calidad de vida.

Aunque no se sabe exactamente que la provoca está relacionada con el virus de la rubeola congénita parotiditis, y se especula que tiene relación con la ingesta de leche de vaca a edades temprana que sustituyó a la lactancia materna.

Francisco de 30 años era un chico obeso, pesaba 120 kilos, además de comer en exceso consumía refrescos, hace cinco años empezó a bajar de peso sin causa aparente, bebía agua en grandes cantidades y orinaba con frecuencia.

De ser una persona aparentemente tranquila  se volvió nervioso e irritable, al parece todo le molestaba, los médicos que lo atendieron, incluyeron el estudio de glucosa que en un primer momento marcó 360.

Lo norma debe ser entre 70 y 100 en ayunas y 9 por ciento en la hemoglobina glicosilada, esta última permite observar cuales han sido los niveles de hemoglobina en los últimos meses.

En México  el 14.4 por ciento de la población ha sido detectada con diabetes mellitus tipo dos , y se calcula que por lo menos otro porcentaje similar podría estar cursando con esta patología e ignorarlo.

La diabetes es un padecimiento silencioso, señala el Dr. Miguel Escalante Pulido, es la primera causa de morbilidad en el país y la segunda en mortalidad.

Un mal control metabólico de las personas que la padecen conduce a problemas de los vasos sanguíneos, que se traduce en retinopatía diabética, nefropatía y neuropatía.

Las personas pueden llegar a perder la vista, o algún miembro como pies o piernas que deben ser amputados para salvarles la vida.

Sin embargo si las personas se mantienen con niveles aceptables de glucosa, por debajo de 150, hacen cambios en su estilo de vida,  evitan alcohol, cigarrillos, comidas grasosas o dulces. Es decir una dieta saludable y  realizan ejercicios físicos su calidad y cantidad de vida puede ser similar a la de cualquier persona.

En caso contrario se dice que la diabetes resta de 10 a 15 años de vida a las personas y empeora su calidad de vida.

La diabetes es una bomba de tiempo explica el galeno, desgraciadamente entre un  70 y 80 por ciento no se cuidan y de ahí vienen los problemas.

En cuanto a la utilización de la insulina el especialista explico que es la alternativa más rápida para controlar la glucosa cuando se mantiene alta.

Existe el mito que iniciar su uso es pasar a una etapa más avanzada de la enfermedad  pero no es así. Incluso existen casos en que las personas una vez que están controladas pueden dejar de usarla y regresar a los medicamentos orales.

Pese a que el tratamiento para la diabetes no es caro, muchas personas  lo abandonan  con ese pretexto, o porque no han tomado conciencia de lo grave que puede ser mantener niveles altos de glucosa.

Por Alicia Yolanda Reyes