Enfermedades

Diversos tipos de leucemia, con origen en una célula común

Investigadores afirman que una terapia que ataca de la misma manera el cáncer no funcionará. En resultados inesperados, un grupo de investigadores en Viena aseguró que las diversas variedades de leucemia LMC y B-LLA comparten su origen en las células madre hematopoyéticas.
image

Diversos tipos de leucemia, con origen en una célula común

Las diversas variedades de leucemia LMC y B-LLA comparten su origen en una célula predecesora común, publicó la revista especializada EMBO Molecular Medicine, que dio cuenta de un estudio realizado en la Universidad de Medicina Veterinaria de Viena.

Las diversas variedades de leucemia LMC y B-LLA comparten su origen en una célula predecesora común, publicó la revista especializada EMBO Molecular Medicine, que dio cuenta de un estudio realizado en la Universidad de Medicina Veterinaria de Viena.

Los especialistas indicaron que los resultados, completamente inesperados para ellos, tendrán “consecuencias importantes” para el tratamiento de la enfermedad.

Los especialistas indicaron que los resultados, completamente inesperados para ellos, tendrán “consecuencias importantes” para el tratamiento de la enfermedad.

En un comunicado, la universidad explica las conclusiones a las que llegaron los expertos de las Facultades de Genética y Cría de Animales, y de Toxicología y Farmacología, bajo la dirección de Boris Kovacic.

En un comunicado, la universidad explica las conclusiones a las que llegaron los expertos de las Facultades de Genética y Cría de Animales, y de Toxicología y Farmacología, bajo la dirección de Boris Kovacic.

El estudio cuestiona las bases de algunas hipótesis vigentes sobre el origen de la leucemia y recuerda que muchos tipos de cáncer se forman por mutaciones de las células del organismo. Hasta ahora se suponía que el estado de diferenciación de dichas células determina qué tipo específico de cáncer se desarrolla.

El estudio c uestiona las bases de algunas hipótesis vigentes sobre el origen de la leucemia y recuerda que muchos tipos de cáncer se forman por mutaciones de las células del organismo. Hasta ahora se suponía que el estado de diferenciación de dichas células determina qué tipo específico de cáncer se desarrolla.

Así, por ejemplo, la llamada leucemia mieloide crónica (LMC) se desarrollaría a partir de células madre de la médula ósea, mientras las células precursoras de linfocitos B estarían en el origen de la leucemia linfoblástica aguda de células B (B-LLA).

Así, por ejemplo, la llamada leucemia mieloide crónica (LMC) se desarrollaría a partir de células madre de la médula ósea, mientras las células precursoras de linfocitos B estarían en el origen de la leucemia linfoblástica aguda de células B (B-LLA).

Pero el equipo de Kovacic asegura haber demostrado que ambas variedades de la enfermedad tienen su origen en células hematopoyéticas madre, reportó El Universal (24/04/12).

Pero el equipo de Kovacic asegura haber demostrado que ambas variedades de la enfermedad tienen su origen en células hematopoyéticas madre, reportó El Universal (24/04/12).

Es en una fase posterior del desarrollo de las células cancerígenas cuando ambas formas se diferencian, y la causa más corriente de la LMC y la B-LLA son dos estados ligeramente divergentes del gen BCR/ABL, aparecidos por mutación, y que se conocen como “p210” y “p185”.

Es en una fase posterior del desarrollo de las células cancerígenas cuando ambas formas se diferencian, y la causa más corriente de la LMC y la B-LLA son dos estados ligeramente diverg entes del gen BCR/ABL, aparecido s por mutación, y que se conocen como “p210” y “p185”.

Según Kovacic, el descubrimiento revela que una terapia que ataca todas las células cancerígenas de una sola manera “no puede funcionar. Debemos descubrir mucho más sobre el desarrollo de la enfermedad. En el futuro necesitamos una terapia dirigida a los orígenes reales de ambas formas de leucemia: las células madre hematopoyéticas”.

Según Kovacic, el descubrimiento revela que una terapia que ataca todas las células cancerígenas de una sola manera “no puede funcionar. Debemos descubrir mucho más sobre el desarrollo de la enfermedad. En el futuro necesitamos una terapia dirigida a los orígenes reales de ambas formas de leucemia: las células madre hematopoyéticas”.