Enfermedades

El tabaquismo durante el embarazo puede derivar en problemas cardiacos en los hijos

Durante la gestación se provocan características poco saludables en los niños, lo que bien podría predisponerlos a futuros ataques cardiacos o accidentes cerebrovasculares, advirtieron científicos, quienes recordaron que la prevalencia de tabaquismo en el embarazo sigue siendo alta: 15 por ciento en muchos países occidentales.

Londres. Aunado a problemas como trastornos de conducta y neurocognitivos, el tabaquismo durante el embarazo podría significar entre 10 y 15 por ciento más de riesgo de que los niños padezcan enfermedades cardiacas en comparación con los hijos de aquellas mujeres que no fumaron, debido a que pueden llevarlos a tener menos cantidad del tipo de colesterol que protege de esas enfermedades, informaron científicos.

En un estudio publicado en European Heart Journal, investigadores australianos hallaron que a los ocho años, los niños nacidos de mamás que habían fumado durante la gestación tenían niveles menores de colesterol HDL, que los hijos de madres que no habían consumido cigarrillos. La cifras eran, respectivamente, de alrededor de 1,3 milimoles por litro (mmol/L) y 1,5 mmol/L, difundió la agencia Reuters el 22 de junio de 2011.

European Heart Journal

El colesterol llamado lipoproteína de alta densidad (HDL) suele conocerse como “bueno” y se sabe que juega un papel clave en la protección contra la aterosclerosis, por la cual se acumulan materiales grasos en las paredes de las arterias, estrechándolas y finalmente bloqueándolas, lo que lleva a problemas cardiacos e infartos.

“Nuestros resultados sugieren que el tabaquismo materno imprime una serie de características poco saludables en los niños mientras se están desarrollando en el útero, lo que bien podría predisponerlos a futuros ataques cardiacos o accidentes cerebrovasculares (ACV)”, señaló David Celermajer, profesor de cardiología de la University of Sydney.

imprime

“Esta impresión parece durar al menos ocho años y probablemente mucho más”, indicó el experto, quien agregó que el riesgo de enfermedad cardiaca en los hijos de fumadores podría ser entre 10 y 15 por ciento mayor.

La prevalencia de tabaquismo durante la gestación sigue siendo alta, cercana a 15 por ciento en muchos países occidentales, recordaron los investigadores. Hasta ahora los científicos no tenían en claro cómo la exposición prenatal al cigarrillo afectaba los riesgos cardiacos futuros.

El equipo de Celermajer analizó datos de 405 niños saludables de ocho años, nacidos entre 1997 y 1999 y que habían sido enrolados antes de nacer en un ensayo al azar controlado que estaba investigando el asma y las enfermedades alérgicas.

Los expertos recolectaron datos antes y después del nacimiento de los chicos, incluida información sobre los hábitos tabáquicos maternos antes y después del embarazo, la exposición al humo de segunda mano y datos sobre la altura, el peso, la medida de cintura y la presión sanguínea.

El equipo empleó controles por ultrasonido para medir el grosor de las paredes arteriales y, en 328 niños, tomaron sangre para medir los niveles de lipoproteína.

Aunque no hubo efecto sobre el grosor de las paredes arteriales de los niños, Celermajer y sus colegas hallaron que había efecto sobre los niveles de colesterol HDL.

El autor sugirió que los niveles menores de HDL a esa edad podrían tener un impacto grave en la salud futura, dado que los chicos probablemente continuarían teniendo niveles bajos de esa lipoproteína a medida que crecieran.

“Los niveles de colesterol suelen mantenerse de la niñez a la madurez, y los estudios demostraron que por cada 0,025 mmol/L de aumento en los niveles de HDL, había entre un 2 y un 3 por ciento de reducción en el riesgo de enfermedad coronaria”, señaló el experto en un comunicado.

“Si extrapolamos esto, podemos sugerir que la diferencia entre los hijos de madres fumadoras frente a los de mamás no fumadoras sería de entre un 10 y un 15 por ciento más de riesgo”, finalizó.