Enfermedades

Estudio sugiere que los efectos del estrés pueden ser heredados

A Ninguno de nosotros nos resulta extraño al estrés. Pero ahora sabemos que los efectos de todas esas tensiones podrían cambiar el destino de las futuras generaciones. El estrés influye en nuestro ácido desoxirribonucleico (ADN) sin provocar cambios en su secuencia (cambios epigenéticos).
image

Estudio sugiere que los efectos del estrés pueden ser heredados

Hace pocos días, el 24 de junio, un grupo de investigadores informó en la revista Cell, sobre nuevas evidencias que ayudan a explicar cómo estos cambios epigenéticos en realidad suceden.

“Ha habido una gran discusión sobre si el efecto del estrés puede ser transmitido a la siguiente generación, sin cambiar la secuencia del ADN”, dijo Shunsuke Ishii, del Instituto RIKEN Tsukuba. “Muchas personas tenían dudas sobre estos fenómenos porque el mecanismo es desconocido. Nuestro hallazgo consiste en que se ha demostrado que estos fenómenos realmente puede ocurrir”.

RIKEN Tsukuba

Nuestros genes codifican proteínas, y esto depende de cómo los genes se hayan modificado químicamente y “empaquetado” en una estructura más compleja conocida como cromatina. La heterocromatina se mantiene de una generación a otra y por lo general no contiene genes activos, explicó Ishii.

Durante cerca de 20 años, Ishii y sus colegas descubrieron un gen en la levadura (ATF-2) que es necesario para dejar firmemente empaquetadas las estructuras para formar la heterocromatina. La ATF-2 se ve alterada por las proteínas quinasas activadas en respuesta al estrés ambiental, pero no estaba claro lo que esto podría significar para otros organismos.

Ishii y sus colegas confirman que la ATF-2 es necesaria para el montaje de la heterocromatina no sólo en la levadura sino en los organismos multicelulares. Cuando las moscas de la fruta están expuestas a condiciones de estrés, la ATF-2 se modifica y altera la heterocromatina, liberando a los genes de su estado habitual de silencio. Es importante destacar que estos cambios en la estructura genómica se transmiten de una generación a otra.

Los investigadores esperan que este hallazgo pueda tener relevancia no sólo en las moscas sino además en los seres humanos, teniendo en cuenta que también son portadores del gen ATF-2. Los cambios epigenéticos pueden influir en las funciones celulares básicas, así como el metabolismo, la conducta y diversas enfermedades. En particular, Ishii sugiere que la epigenética puede jugar un papel en “enfermedades de estilo de vida”, incluyendo enfermedades cardíacas, diabetes, y enfermedades psicológicas, como la esquizofrenia.

Si eso es cierto, puede haber alguna esperanza en el tratamiento a través de fármacos dirigidos a las enzimas que modifican la ATF-2 en respuesta al estrés que ya se han desarrollado.

Según Ishii, el mensaje final es la siguiente: “Espero que la gente entienda que puede haber modificaciones en la expresión de los genes sin cambiar la secuencia del ADN” El investigador señala que los organismos más jóvenes –como los embriones en desarrollo y los niños- pueden ser especialmente sensibles a este tipo de estrés inducido por el cambio epigenético, y “debemos tener más cuidado con las tensiones sobre ellos”.