Enfermedades

Experimenta el IPN con un compuesto homeopático contra el cáncer de piel

Durante un mes aplicaron un tratamiento vía oral a ratones. Después de un mes de tratamiento con la preparación homeopática de Lentinula edodes, científicas analizaron biopsias tumorales en ratones con melanoma y corroboraron la ausencia de células malignas.
image

Experimenta el IPN con un compuesto homeopático contra el cáncer de piel

En un proyecto de investigación pionero a escala mundial, durante un mes científicas del Instituto Politécnico Nacional (IPN) verificaron el efecto anticancerígeno del hongo Lentinula edodes en diferentes potencias homeopáticas. Administraron el tratamiento vía oral a un grupo de roedores y corroboraron, mediante el análisis de las biopsias en el microscopio electrónico, que la dinamización 12 CH desapareció por completo los tumores ocasionados por el cáncer de piel (melanoma).
El estudio es encabezado por la maestra en Ciencias en Biomedicina Molecular, Lorena García Morales, con el apoyo de la doctora en Ciencias en Biología Molecular, María Esther Ramírez Moreno, así como la alumna de posgrado la doctora Laura Lorena Aguilar Cruz, quien obtendrá el grado de Especialista en Terapéutica Homeopática con esta investigación.
García Morales indicó que actualmente existen reportes científicos a nivel mundial de que el hongo Lentinula edodes posee propiedades anticancerígenas, y aunque han realizado estudios de tipo herbolario, hasta el momento ningún científico, además de ellas, ha probado sus efectos en melanoma con dosis homeopáticas, difundió el IPN en un comunicado (13/05/12).
Explicó que uno de los propósitos de la investigación es probar que aun en dosis infinitesimales, la homeopatía tiene la efectividad para tratar el melanoma. “Entre más grande es la dinamización de los medicamentos homeopáticos la presencia del compuesto es menor, es decir, la dilución llega a ser tan grande que no se percibe ningún rastro del compuesto en el medicamento y, sin embargo, tiene efectividad”, puntualizó.
La investigadora refirió que el estudio se dividió en cuatro grupos. Al primero se le administró únicamente alcohol homeopático; el segundo fue tratado con Lentinula edodes a la potencia 6 CH; el tercero recibió el compuesto a la potencia 12 CH, y finalmente el cuarto grupo fungió como control positivo al ser tratado con la tintura madre del hongo.
Explicó que a los roedores se les indujo el melanoma mediante la inoculación intradérmica de la línea celular B16-F0. Una vez que los tumores fueron medibles se comenzaron a administrar 10 microlitros del compuesto correspondiente a cada grupo.
“En los ratones tratados con alcohol homeopático los tumores crecieron en forma exponencial y sin control; los roedores a los que se les administró Lentinula edodes en tintura y a la potencia 6 CH tuvieron un desarrollo tumoral tórpido, es decir, el tamaño se reducía y posteriormente crecía. En tanto, los tumores de los animales tratados con Lentinula edodes a la potencia 12 CH desaparecieron, incluso antes del mes de tratamiento, y en el día 26 ya no se percibían a simple vista”, afirmó.
García Morales puntualizó que por el resultado obtenido, este trabajo constituye un parteaguas en la investigación básica en homeopatía. “La ENMH se posiciona como una institución líder y de mayor prestigio en nuestro país y con este tipo de investigaciones aumentamos el nivel académico de nuestros egresados, además de dar bases sólidas a la medicina homeopática, pues ahora no nos conformamos con saber que los medicamentos sirven para tratar un sinnúmero de enfermedades, sino que sustentamos esta terapéutica en el conocimiento científico”, dijo.


La siguiente etapa

A su vez, Ramírez Moreno precisó que la siguiente etapa del proyecto es estudiar los mecanismos por los que se inhiben los tumores de melanoma con el medicamento homeopático Lentinula edodes a la potencia 12 CH. “Vamos a estudiar las vías por las que el medicamento homeopático actúa, si se produce apoptosis en las células, necrosis tal vez o si se desactiva su acción por alguna enzima o receptor en especial, y al conocer el mecanismo de acción estaremos en posibilidad de desarrollar tratamientos más específicos”, expuso.
Expresó que aunque ya se ha dado un paso muy importante y los resultados fueron alentadores, el camino por recorrer aún es largo, pues se deben realizar otros estudios y probar el medicamento en distintas potencias y en líneas celulares de humanos.
García Morales subrayó que la importancia de redoblar esfuerzos se debe a que de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), el cáncer es a nivel mundial la primera causa de muerte con 7.9 millones de personas al año, de las cuales 65 mil corresponden a cáncer de piel.
“De acuerdo con el Instituto Nacional de Geografía y Estadística (INEGI), en México el cáncer es la tercera causa de muerte en mujeres y la cuarta en hombres, y de acuerdo con la Clínica de Melanoma del Instituto Nacional de Cancerología, la tendencia aproximada para el año 2020 es un incremento de 500 por ciento en el número de personas con melanoma”, advirtió.
Ante tal circunstancia, la científica enfatizó que por la destrucción de la capa de ozono, los rayos ultravioleta llegan cada vez más directamente a la piel y debemos tomar medidas preventivas para disminuir los riesgos. Por ello recomendó sustituir el uso de crema en la piel por bloqueador o pantallas protectoras de FPS mayor a 50 para que sean efectivos y aplicar en la piel expuesta al sol.
“El bloqueador se debe usar aunque no nos dé directamente el sol, pues el simple reflejo es suficiente para dañar el Ácido Desoxirribonucleico (ADN) y propiciar cambios celulares; si a la exposición le agregamos otros factores como la genética, el tabaquismo y una mala alimentación, los riesgos son mayores, mejor procuremos disminuir estos factores de riesgo”, señaló.
La doctora García Morales explicó que la piel cambia continuamente, por lo que hizo hincapié en la necesidad de revisarse el cuerpo frente al espejo continuamente para identificar la aparición de nuevos lunares y verificar que tengan bordes regulares, color uniforme, que su diámetro no sea mayor de 6 milímetros y que los lunares no produzcan comezón, ardor o descamación. Además recomendó consumir alimentos ricos en antioxidantes para evitar el envejecimiento celular.