Enfermedades

Falla genética eleva riesgo de cáncer de ovario

Científicos británicos realizaron un estudio que ayudará a entender la genética del cáncer de ovario y se espera que en el futuro se cuente con tratamientos más especializados contra esa enfermedad.
image

Falla genética eleva riesgo de cáncer de ovario

Londres. La organización filantrópica Cancer Research UK financió un estudio llevado a cabo por científicos británicos, calificado como el avance más importante en una década para entender la genética del cáncer de ovario.

La investigación determinó  que una falla en un gen que normalmente ayuda al organismo a reparar su ADN multiplica por seis el riesgo de que una mujer desarrolle cáncer de ovario.

Una de cada 11 mujeres que portan el gen defectuoso puede desarrollar cáncer de ovario en algún momento de su vida, en comparación con el riesgo típico, de una en cada 70 mujeres de la población general, de acuerdo con una nota publicada el 9 de agosto de 2011 en el periódico La Jornada, traducida de información proveniente de The Independent.

La Jornada The Independent

Se analizaron los genomas de más de 900 familias afectadas por cáncer de seno y de ovario hereditarios para ver si portaban alguna falla genética que pudiera implicar mayor riesgo de desarrollar la enfermedad en comparación con la población general. En el Reino Unido se diagnostica cáncer de ovario a unas 6 mil 500 mujeres cada año –es el quinto entre los tipos más comunes– y los científicos estiman que entre 40 y 50 de estas mujeres pueden tener fallas en un gen de reparación de ADN que se conoce como RAD51D.

Se sabe que el RAD51D es uno de varios genes que intervienen para reparar el ADN cuando es dañado, por ejemplo, por sustancias químicas en el ambiente. Si el propio gen está dañado, no puede reparar las mutaciones del ADN que pueden conducir a que las células se vuelvan cancerosas.

Las mujeres con una falla en el gen RAD51D tienen una probabilidad de una en 11 de desarrollar cáncer de ovario. Con ese nivel de riesgo, es probable que deseen considerar la posibilidad de que les extirpen los ovarios luego de tener hijos, para prevenir la aparición del cáncer, señaló el profesor Nazneen Rahman, del Instituto de Investigación del Cáncer, en Londres.

El estudio, publicado en la revista Nature Genetics, sugiere que unos fármacos conocidos como inhibidores del Parp, originalmente diseñados para atender el cáncer de seno, ovario y próstata desencadenados por fallas en otro gen, llamado BRCA1, podrían ser también efectivos contra las fallas del RAD51D.

Nature Genetics

Existe esperanza real en el horizonte de que se pueda disponer de fármacos específicamente enfocados en ese gen, comentó el profesor Rahman. Los científicos esperan desarrollar una prueba para detectar ese gen defectuoso, que pueda usarse para identificar pacientes susceptibles de beneficiarse de tales medicamentos.

Harpal Kumar, jefe ejecutivo de Cancer Research UK, expresó: La supervivencia en el cáncer de ovario casi se ha duplicado en los 30 años pasados. Este nuevo descubrimiento es otra pieza del rompecabezas para aumentar nuestro conocimiento de la enfermedad. Esperamos que tenga un impacto significativo en proporcionar tratamientos más personalizados a las pacientes, basados en su conformación genética, y salvar más vidas ante el cáncer de ovario.

Louise Bayne, jefe ejecutivo de la asociación filantrópica Ovacome, especializada en esta enfermedad, manifestó: La comunidad que trabaja con el cáncer de ovario recibe con beneplácito este descubrimiento, pues ayuda a aclarar un poco más la complicada historia del cáncer de ovario y ofrece esperanza de mejores tratamientos.