Enfermedades

Glaucoma, enfermedad silenciosa

El glaucoma es una enfermedad que daña el nervio óptico del ojo. El nervio óptico se conecta a la retina, que es la capa más sensible a la luz, la cual recubre la parte posterior del ojo.
image

Glaucoma, enfermedad silenciosa

Por: Alicia Yolanda Reyes

Por: Alicia Yolanda Reyes

El dos por ciento de la población mundial, y hasta un cuatro por ciento de los latinos padecen de glaucoma. En México dos millones de personas son víctimas de esta patología, y de éstos el 10 por ciento queda ciego, señala el Dr. Ricardo Daniel Chávez de la Asociación de  Glaucoma de Occidente, al tiempo explica que una de las principales causas de esta patología es la presión intraocular producida por el líquido del ojo.

El glaucoma es una enfermedad que daña el nervio óptico del ojo. El nervio óptico se conecta a la retina, que es la capa más sensible a la luz, la cual recubre la parte posterior del ojo.

La retina está formada por muchas fibras nerviosas, como un cable eléctrico que se compone de muchos cables.

El nervio óptico envía señales desde la retina al cerebro donde estas señales se interpretan como las imágenes que vemos.

En un ojo sano, un líquido llamado humor acuoso circula dentro de la parte frontal del ojo, éste produce una pequeña cantidad de humor acuoso de manera constante, mientras que una cantidad igual del líquido sale del ojo.

Si una persona tiene glaucoma, el humor acuoso no fluye  hacia afuera del ojo de manera correcta, esto hace que la presión del líquido que queda en el ojo aumente, lo que tarde o temprano causará daño a las fibras del nervio óptico.

El Dr. Chávez señaló que los factores de riesgo para padecer glaucoma son la edad, la presión intraocular, padecer diabetes o hipertensión.

Otra de las causas es la miopía severa, o la utilización frecuentes de gotas oculares a base de corticoides.

Expresó que es importante la detección temprana, porque una vez que la enfermedad ha avanzado el daño es irreversible, no hay vuelta atrás.

De hecho, enfatizó el glaucoma es la segunda causa de ceguera en todo el orbe.

El glaucoma puede afectar a cualquier persona, desde recién nacidos, hasta la edad adulta.

Sin embargo existen factores de riesgo que predisponen a la enfermedad, como antecedentes familiares, lo que eleva el riesgo en 10 veces en relación con personas que no tienen esta situación.

Padecer de diabetes mellitus, enfermedades cardiovasculares, problemas circulatorios, migraña, hipertensión, hipotensión arterial, hipotiroidismo y traumas oculares, así como ser mayores de cincuenta años, son otros de los factores de riesgo de padecer el glaucoma.

La buena noticia es que si el glaucoma  es detectado y tratado de forma temprana, ya sea con cirugía o gotas recetadas por un profesional de la salud ocular se puede detener el avance de esta enfermedad.