Enfermedades

Haces de protones, un bisturí mucho más preciso en tratamientos contra el cáncer

El inconveniente es que también afecta a células sanas, por lo que se piensa en los antiprotones. Aunque el CERN no puede convertirse en un centro de investigación médica, los hallazgos ahí logrados pueden dar orientación en nuevos tratamientos contra el cáncer. El propósito es construir aceleradores más pequeños y baratos para que cada hospital cuente con uno.
image

Haces de protones, un bisturí mucho más preciso en tratamientos contra el cáncer

El mismo tipo de partículas que se emplea en las colisiones en el Gran Acelerador de Hadrones (LHC) del Centro Europeo de Física de Partículas (CERN) es usado en nuevos tratamientos contra el cáncer, pero su elevado costo lo circunscribe a pocos hospitales.

El mismo tipo de partículas que se emplea en las colisiones en el Gran Acelerador de Hadrones (LHC) del Centro Europeo de Física de Partículas (CERN) es usado en nuevos tratamientos contra el cáncer, pero su elevado costo lo circunscribe a pocos hospitales.

Por ello, el reto de los científicos es construir pequeños aceleradores de partículas para producir haces de protones que eliminan las células cancerígenas de forma más eficiente que la radioterapia.

Por ello, el reto de los científicos es construir pequeños aceleradores de partículas para producir haces de protones que eliminan las células cancerígenas de forma más eficiente que la radioterapia.

Rolf-Dieter Heuer, director del CERN, explicó en la Conferencia Internacional de Investigación en Radiología Oncológica, que se celebra esta semana en Ginebra, que el objetivo es “saber qué necesita la medicina y después ver qué es lo que se puede desarrollar”, publicó El Universal (010312).

Rolf-Dieter Heuer, director del CERN, explicó en la Conferencia Internacional de Investigación en Radiología Oncológica, que se celebra esta semana en Ginebra, que el objetivo es “saber qué necesita la medicina y después ver qué es lo que se puede desarrollar”, publicó El Universal (010312).

En los tratamientos contra el cáncer que usaban rayos X se han sustituido en pocos hospitales por otros que utilizan haces de protones, que se convierten en un bisturí mucho más preciso y efectivo, aunque tienen inconvenientes, ya que al entrar en el cuerpo el recorrido de la radiación de estas partículas afecta tanto a las células cancerígenas como a las sanas.

En los tratamientos contra el cáncer que usaban rayos X se han sustituido en pocos hospitales por otros que utilizan haces de protones, que se convierten en un bisturí mucho más preciso y efectivo, aunque tienen inconvenientes, ya que al entrar en el cuerpo el recorrido de la radiación de estas partículas afecta tanto a las células cancerígenas como a las sanas.

Por ello, el CERN busca desarrollar nuevos tratamientos empleando antiprotones, para así minimizar el efecto de la radiación sobre las células no afectadas. Si estas prácticas se validan para un uso clínico contra el cáncer la primera aplicación tardará al menos 10 años.

Por ello, el CERN busca desarrollar nuevos tratamientos empleando antiprotones, para así minimizar el efecto de la radiación sobre las células no afectadas. Si estas prácticas se validan para un uso clínico contra el cáncer la primera aplicación tardará al menos 10 años.

“Ahora lo importante es construir aceleradores más pequeños y baratos para que cada hospital pueda tenerlos en una sala de tratamiento. Nosotros podemos producir los protones, pero no vamos a dedicarnos a generar estas partículas para hospitales”, agregó.

“Ahora lo importante es construir aceleradores más pequeños y baratos para que cada hospital pueda tenerlos en una sala de tratamiento. Nosotros podemos producir los protones, pero no vamos a dedicarnos a generar estas partículas para hospitales”, agregó.

Asimismo, Rolf-Dieter Heuer defendió la labor de este laboratorio en la investigación fundamental y recordó que algunos de los experimentos tienen un enfoque médico, aunque agregó que este tipo de investigaciones no pueden convertirlo “en un centro de investigación médica”.

Asimismo, Rolf-Dieter Heuer d efendió la labor de este laboratorio en la investigación fundamental y recordó que algunos de los experimentos tienen un enfoque médico, aunque agregó que este tipo de investigaciones no pueden convertirlo “ en un centro de investigación médica ” .

Por su parte, el profesor de Oncología en la Universidad de Wisconsin, Soren Bentzen, quien también participa en la conferencia, lamentó que muchos de los medicamentos que se utilizan para tratar esta enfermedad sean “excesivamente caros”, por lo que en algunas ocasiones los pacientes no reciben el tratamiento más adecuado.

Por su parte, el profesor de Oncología en la Universidad de Wisconsin, Soren Bentzen, quien también participa en la conferencia, lamentó que muchos de los medicamentos que se utilizan para tratar e sta enfermedad s ea n “ excesivamente caros ” , por lo que en algunas ocasiones los pacientes no reciben el tratamiento más adecuado.

Bentzen aseguró que una investigación para producir un medicamento de este tipo puede costar unos mil millones de dólares, al tiempo que abogó por una personalización del tratamiento del cáncer.

Bentzen aseguró que una investigación para producir un medicamento de este tipo puede costar unos mil millones de dólares, al tiempo que abogó por una personalización del tratamiento del cáncer.

“Disponemos de muchísimos más parámetros que hace unos años para describir cada tumor. Se podrían definir muchos más subtipos de tumores para un tratamiento más personalizado que el que hay actualmente”, concluyó.

“ Disponemos de muchísimos más parámetros que hace unos años para describir cada tumor. Se podrían definir muchos más subtipos de tumores para un tratamiento más personalizado que el que hay actualmente ” , concluyó.