Enfermedades

Hasta con 10 años de anticipación se puede diagnosticar Alzheimer

En el Distrito Federal sólo existen cuatro centros para cuidar a estos pacientes. Identificar síntomas (como fallas en el lenguaje, depresión o pérdida de la memoria) a tiempo permite a los médicos retrasar el padecimiento, asegura David Resnikoff, del IMN, quien alertó sobre la falta de una política nacional de detección oportuna y atención médica integral del Alzheimer, sobre todo por el acelerado crecimiento de la población adulta mayor.
image

Hasta con 10 años de anticipación se puede diagnosticar Alzheimer

Algunas fallas en el lenguaje, depresión, pérdida de la memoria y otros datos neurológicos que generalmente se asocian con la vejez pueden ser indicativos de la presencia del Alzheimer. Así, se puede diagnosticar la enfermedad hasta con 10 años de anticipación.

Identificados de manera oportuna, permiten a los médicos especialistas indicar medidas para retrasar la progresión del padecimiento, aseguró a La Jornada (24/12/2011) el psicogeriatra David Resnikoff, miembro del Instituto Mexicano de Neurociencias (IMN).

La Jornada

El Alzheimer es un mal crónico e irreversible, cuya causa se desconoce, pero se sabe que lo puede detonar el estrés y afecciones vasculares, como colesterol alto e hipertensión arterial. También influyen los antecedentes familiares. Generalmente se manifiesta en individuos mayores de 60 años, pero cuando ya presentan síntomas claros de la muerte de las neuronas que regulan el comportamiento y las emociones.

El especialista advirtió sobre la importancia de que en México exista una política nacional de detección oportuna y atención médica integral del Alzheimer, sobre todo por el acelerado crecimiento de la población adulta mayor.

La misma problemática se vive en Europa, donde los ancianos representan una proporción importante de la población, nada más que allá se tardaron 75 años para llegar a esta etapa. En México, este sector representará alrededor de 20 por ciento del total en sólo 25 años. Las previsiones del Consejo Nacional de Población indican que en 2025 los individuos mayores de 60 años sumarán 17.5 millones.

Resnikoff señaló que como en el resto del mundo, en el país se incrementó la expectativa de vida, pero nada se ha hecho por la calidad de la misma. Puso como ejemplo de lo que debería hacerse lo que ocurre en Europa en torno al Alzheimer: de 1989 a la fecha se crearon más de 10 mil centros de día, donde los afectados por el padecimiento pueden pasar algunas horas y permitir el descanso de sus cuidadores.

En México, en cambio, en el Distrito Federal apenas existen cuatro de estos centros. No ha existido hasta ahora interés de las autoridades por atender este asunto, y eso que a escala global existen esfuerzos importantes por mejorar el conocimiento que se tiene sobre la enfermedad, apuntó el especialista.

El Alzheimer se caracteriza por la pérdida de la memoria, alteración del estado de ánimo y conductas como caminar sin propósito y tener expresiones inapropiadas e inusuales. En los casos más graves, los afectados pierden todo contacto con la realidad, ya no reconocen a sus familiares y ni siquiera son capaces de vestirse o comer por sí solos.

La enfermedad representa un reto para la ciencia médica que en años recientes ha tenido algunos progresos. El desarrollo de nuevas tecnologías, como los estudios de neuroimagen, permitió tales avances. Actualmente, explicó Resnikoff, los investigadores buscan los síntomas más tempranos del padecimiento.

Con el apoyo de las nuevas herramientas, como la resonancia magnética, por ejemplo, es posible medir el volumen de las áreas cerebrales, en particular las involucradas con la memoria y compararlas con las de personas sanas.

Comentó que en México existe un grupo de investigación en este tema, en el Centro de Investigación y Estudios Avanzados (Cinvestav) del Instituto Politécnico Nacional y lo que se prevé para el futuro es encontrar la causa que origina el Alzheimer y, consecuentemente, una alternativa farmacológica para curarlo.