Enfermedades

Ibuprofeno y aspirina contra la tuberculosis

La ingesta de ibuprofeno y aspirina ayuda a detener la progresión de la tuberculosis, así lo demostraron expertos españoles. El hallazgo, realizado en ratones, representa el descubrimiento de una nueva terapia aplicable a humanos.
image

Ibuprofeno y aspirina contra la tuberculosis

Investigadores de Badalona, este de España, tras realizar un estudio con ratones demostraron que la ingesta de ibuprofeno y aspirina ayuda a frenar la progresión de la tuberculosis, enfermedad que compromete principalmente a los pulmones.

El director de la Unidad de Tuberculosis Experimental del Instituto de Investigaciones en Ciencia de la Salud (IGTP), Pere-Joan Cardona, precisó que la investigación se basó en una “prueba de concepto radical” y en la inoculación de la enfermedad a más de un centenar de roedores.

Según Europa Press, durante el estudio a los ratones les suministraron ibuprofeno, sin los antibióticos que habitualmente sirven para el tratamiento de la tuberculosis y en lugar de morir, fueron capaces de sobrevivir por tres semanas más.

Cardona destacó que en la mitad de los casos los ratones de mantenían con vida, por lo que el ibuprofeno no sólo salva roedores, sino que también “reduce la concentración bacteriana sin antibióticos”.

Subrayó que el hallazgo más allá de representar el descubrimiento de una nueva terapia aplicable a humanos, también demuestra “cómo se genera la enfermedad”.

El especialista indicó que la utilidad del ibuprofeno y el ácido acetilsalicílico se centra en que ambos medicamentos reducen las inflamaciones y es precisamente la inflamación que se genera para combatir la infección bacteriana en los pulmones la que provoca un aumento de la lesión tuberculosa.

“Nos dimos cuenta de que hay un componente inflamatorio que no se había tenido en cuenta”, agregó Cardona, quien no descartó la posibilidad de iniciar un estudio en humanos para demostrar el mismo efecto que en ratones.

Sin embargo, reconoció que el tratamiento con ibuprofeno o aspirina no logra detener la infección e insistió en que el reducido precio de estos medicamentos y sus escasos efectos secundarios los convierten en candidatos para completar el tratamiento habitual.