Enfermedades

Informes sobre gripe aviar sí serán publicados

El Consejo Asesor Nacional Científico de Bioseguridad de Estados Unidos tuvo “información confidencial” acerca de los beneficios de las investigaciones sobre la gripe aviar que habían sido vetadas en diciembre pasado, por lo que aprobó pedir a las revistas Nature y Science que las difundieran.
image

Informes sobre gripe aviar sí serán publicados

Nueva York. El Consejo Asesor Nacional Científico de Bioseguridad de Estados Unidos (NSABB, por sus siglas en inglés) acordó solicitar la publicación completa de dos estudios sobre la gripe aviar en las revistas científicas Nature y Science, mismas que en diciembre pasado se les pidió no hacerlo, por temor a que los detalles fueran utilizados por bioterroristas.

Nueva York. El Consejo Asesor Nacional Científico de Bioseguridad de Estados Unidos (NSABB, por sus siglas en inglés) acordó solicitar la publicación completa de dos estudios sobre la gripe aviar en las revistas científicas Nature y Science , mismas que en diciembre pasado se les pidió no hacerlo, por temor a que los detalles fueran utilizados por bioterroristas.

Tras esa advertencia, las autoridades de EU detuvieron las publicaciones, lo que generó quejas entre la comunidad científica y las revistas, que tildaron la medida de censura.

Tras esa advertencia, las autoridades de EU detuvieron las publicaciones, lo que generó quejas entre la comunidad científica y las revistas, que tildaron la medida de censura.

Sin embargo, el panel de bioseguridad que finalmente determinó que los dos artículos sean publicados completos precisó que no es una marcha atrás en la decisión tomada el año pasado debido a preocupaciones ligadas al terrorismo.

Sin embargo, el panel de bioseguridad que finalmente determinó que los dos artículos sean publicados completos precisó que no es una marcha atrás en la decisión tomada el año pasado debido a preocupaciones ligadas al terrorismo.

“Tuvimos nueva información, confidencial, sobre los beneficios de esta investigación, y también tuvimos la información confidencial sobre los riesgos involucrados”, dijo Paul Keim, de la Northern Arizona University, presidente a cargo del panel. “Y el balance comenzó a cambiar”, agregó en una nota difundida por Reuters (3/04/2012).

“Tuvimos nueva información, confidencial, sobre los beneficios de esta investigación, y también tuvimos la información confidencial sobre los riesgos involucrados”, dijo Paul Keim, de la Northern Arizona University, presidente a cargo del panel. “Y el balance comenzó a cambiar”, agregó en una nota difundida por Reuters (3/04/2012).

Al explicar su decisión, anunciada el 30 de marzo, el NSABB dijo en un comunicado que “los datos descritos en los manuscritos revisados no parecen brindar información que permitiese inmediatamente un mal uso de la investigación en formas que pueda poner en riesgo la salud pública o la seguridad nacional”.

Al explicar su decisión, anunciada el 30 de marzo, el NSABB dijo en un comunicado que “los datos descritos en los manuscritos revisados no parecen brindar información que permitiese inmediatamente un mal uso de la investigación en formas que pueda poner en riesgo la salud pública o la seguridad nacional”.

El consejo recomendó de manera unánime que el estudio realizado en la University of Wisconsin, en Madison, sea publicado completo. Pero decidió de manera dividida, con 12 votos a favor y seis en contra, publicar un estudio del Centro Médico Erasmus en Holanda. Aunque no explicó las preocupaciones sobre la investigación.

El consejo recomendó de manera unánime que el estudio realizado en la University of Wisconsin, en Madison, sea publicado completo. Pero decidió de manera dividida, con 12 votos a favor y seis en contra, publicar un estudio del Centro Médico Erasmus en Holanda. Aunque no explicó las preocupaciones sobre la investigación.

Las revistas a las que previamente se les había pedido no publicar los artículos dijeron que los difundirán este año.

Las revistas a las que previamente se les había pedido no publicar los artículos dijeron que los difundirán este año.

 

Las razones

Las razones

 

El cambio más significativo en el cálculo de los riesgos y beneficios de publicar los estudios refleja la delicada política global sobre investigación de la gripe, dijo a Reuters el microbiólogo Arturo Casadevall, del Colegio de Medicina Albert Einstein en Nueva York. Un informe que la Organización Mundial de la Salud (OMS) envió al consejo aumentó los temores de que censurar los artículos pudiera amenazar la “frágil” colaboración internacional que la agencia logró para combatir la influenza aviaria, dijo Casadevall, miembro del consejo de bioseguridad.

El cambio más significativo en el cálculo de los riesgos y beneficios de publicar los estudios refleja la delicada política global sobre investigación de la gripe, dijo a Reuters el microbiólogo Arturo Casadevall, del Colegio de Medicina Albert Einstein en Nueva York. Un informe que la Organización Mundial de la Salud (OMS) envió al consejo aumentó los temores de que censurar los artículos pudiera amenazar la “frágil” colaboración internacional que la agencia logró para combatir la influenza aviaria, dijo Casadevall, miembro del consejo de bioseguridad.

La OMS trabajó durante años para persuadir a Indonesia y otros países a que compartan muestras de la gripe aviaria H5N1 con la comunidad científica internacional.

La OMS trabajó durante años para persuadir a Indonesia y otros países a que compartan muestras de la gripe aviaria H5N1 con la comunidad científica internacional.

Anteriormente, Indonesia se había negado a hacerlo bajo un principio que su gobierno llamaba “soberanía viral”, por el cual los microbios hallados en Indonesia pertenecían al estado y no tenían que ser compartidos con extranjeros. Indonesia consideró la retención de los dos artículos como el equivalente a su retención de muestras del virus.

Anteriormente, Indonesia se había negado a hacerlo bajo un principio que su gobierno llamaba “soberanía viral”, por el cual los microbios hallados en Indonesia pertenecían al estado y no tenían que ser compartidos con extranjeros. Indonesia consideró la retención de los dos artículos como el equivalente a su retención de muestras del virus.

Eso generó la preocupación de que si los estudios no eran publicados, Indonesia y otros países que habían sido convencidos a cooperar con la OMS dejaran de hacerlo. “Yo y muchos otros en el consejo estábamos preocupados porque si tuviésemos un brote de gripe nuestra única esperanza sería la cooperación internacional”, dijo Casadevall. Retener los artículos implicaba poner en riesgo esa colaboración, un riesgo que el consejo de bioseguridad consideró más peligroso que la posibilidad de que terroristas puedan usar la información para crear una pandemia de H5N1.

Eso generó la preocupación de que si los estudios no eran publicados, Indonesia y otros países que habían sido convencidos a cooperar con la OMS dejaran de hacerlo. “Yo y muchos otros en el consejo estábamos preocupados porque si tuviésemos un brote de gripe nuestra única esperanza sería la cooperación internacional”, dijo Casadevall. Retener los artículos implicaba poner en riesgo esa colaboración, un riesgo que el consejo de bioseguridad consideró más peligroso que la posibilidad de que terroristas puedan usar la información para crear una pandemia de H5N1.

 

Temor al bioterrorismo

Temor al bioterrorismo

 

En diciembre de 2011, el NSABB recomendó que los artículos no fueran publicados completos por las revistas Nature y Science. El panel temía que los detalles de los estudios, que indujeron mutaciones en los virus de la gripe aviaria H5N1 que la volvieron transmisible entre los mamíferos por vía aérea en lugar del contacto físico cercano, pudieran ser usados para el bioterrorismo. El fuerte debate elevó los interrogantes sobre si la investigación no debería haberse realizado, así como también si las reglas actuales nacionales e internacionales sobre bioseguridad son suficientes para proteger al público de los microbios peligrosos. El panel de bioseguridad pasó dos días la semana pasada evaluando los artículos. Ambos describen cómo científicos alteraron varios genes de H5N1 de tipo natural o salvaje de manera que le permitió expandirse por las vías aéreas de hurones infectados hacia otros hurones encerrados en jaulas contiguas.

En diciembre de 2011, el NSABB recomendó que los artículos no fueran publicados completos por las revistas Nature y Science. El panel temía que los detalles de los estudios, que indujeron mutaciones en los virus de la gripe aviaria H5N1 que la volvieron transmisible entre los mamíferos por vía aérea en lugar del contacto físico cercano, pudieran ser usados para el bioterrorismo. El fuerte debate elevó los interrogantes sobre si la investigación no debería haberse realizado, así como también si las reglas actuales nacionales e internacionales sobre bioseguridad son suficientes para proteger al público de los microbios peligrosos. El panel de bioseguridad pasó dos días la semana pasada evaluando los artículos. Ambos describen cómo científicos alteraron varios genes de H5N1 de tipo natural o salvaje de manera que le permitió expandirse por las vías aéreas de hurones infectados hacia otros hurones encerrados en jaulas contiguas.

La decisión del NSABB de refrendar las publicaciones tendrá poco efecto práctico. Expertos reunidos por la OMS en febrero recomendaron que los artículos sean publicados. Keim estaba entre los especialistas reunidos en ese momento. Hasta el momento, la forma natural de H5N1 ha infectado a decenas de millones de patos, gansos, pollos y otras aves. Pero las únicas personas que se infectaron -598, de las cuales 353 murieron- fueron quienes entraron en contacto directo con aves enfermas

La decisión del NSABB de refrendar las publicaciones tendrá poco efecto práctico. Expertos reunidos por la OMS en febrero recomendaron que los artículos sean publicados. Keim estaba entre los especialistas reunidos en ese momento. Hasta el momento, la forma natural de H5N1 ha infectado a decenas de millones de patos, gansos, pollos y otras aves. Pero las únicas personas que se infectaron -598, de las cuales 353 murieron- fueron quienes entraron en contacto directo con aves enfermas

El consejo se vio persuadido por otro beneficio adicional de publicar la investigación: al informar en qué países el H5N1 es endémico, eso permitirá a los científicos de allí estar atentos a las mutaciones que hacen al virus más transmisible.

El consejo se vio persuadido por otro beneficio adicional de publicar la investigación: al informar en qué países el H5N1 es endémico, eso permitirá a los científicos de allí estar atentos a las mutaciones que hacen al virus más transmisible.

 

Información clara y precisa

Información clara y precisa

 

Ron Fouchier, que dirigió los experimentos en Erasmus, dijo que la decisión del NSABB era “muy bienvenida”. Él y Keim destacaron que no se censurará nada en el artículo. Por el contrario, el estudio que se publicará en Science incluirá información “clara y explícita” sobre la mortalidad del virus mutado, que es menor a la que creía originalmente el consejo.

Ron Fouchier, que dirigió los experimentos en Erasmus, dijo que la decisión del NSABB era “muy bienvenida”. Él y Keim destacaron que no se censurará nada en el artículo. Por el contrario, el estudio que se publicará en Science incluirá información “clara y explícita” sobre la mortalidad del virus mutado, que es menor a la que creía originalmente el consejo.

En otras palabras, aunque las mutaciones genéticas hicieron a la cepa H5N1 más transmisible entre los mamíferos, aparentemente también la volvieron menos letal. Consultado sobre si el NSABB había malinterpretado los artículos originalmente, Keim dijo que había pasado más de 200 horas revisándolos y que se había enfrentado con enormes presiones de todos lados -de las revistas, los investigadores y de los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos, que financió ambos estudios- para actuar rápido. “Creo que éste no es el proceso que debería usarse para revisar este tipo de artículos en el futuro”, manifestó.

En otras palabras, aunque las mutaciones genéticas hicieron a la cepa H5N1 más transmisible entre los mamíferos, aparentemente también la volvieron menos letal. Consultado sobre si el NSABB había malinterpretado los artículos originalmente, Keim dijo que había pasado más de 200 horas revisándolos y que se había enfrentado con enormes presiones de todos lados -de las revistas, los investigadores y de los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos, que financió ambos estudios- para actuar rápido. “Creo que éste no es el proceso que debería usarse para revisar este tipo de artículos en el futuro”, manifestó.