Enfermedades

La mucositis del tracto alimentario, severa complicación en el tratamiento contra el cáncer

El gasto para atender estas toxicidades se eleva hasta en 17 mil dólares. Causa malnutrición y deterioro en la calidad de vida
image

La mucositis del tracto alimentario, severa complicación en el tratamiento contra el cáncer

Una de las complicaciones más severas del tratamiento contra el cáncer es la inflamación de la mucosa gastrointestinal y bucal, padecimiento conocido como “mucositis del tracto alimentario”, al que se asocian efectos adversos como malnutrición, deterioro en la calidad de vida del paciente, así como un significativo costo económico, coincidieron en señalar los doctores Velia Ramírez Amador, investigadora del Departamento de Atención a la Salud de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), y Douglas E. Peterson, investigador de la Universidad de Connecticut, durante su participación en el seminario internacional Efectos adversos asociados al tratamiento oncológico, organizado por la red temática El cáncer en la mujer, de nuestra casa de estudios.

Efectos adversos asociados al tratamiento oncológico

La investigadora señaló que la incidencia de la mucositis es variable y a pesar de los esfuerzos para identificar medicamentos y estrategias que prevengan o atenúen sus efectos no existe un manejo estandarizado para tratarla.

Agregó que si bien hay avances en el tratamiento del cáncer, las repercusiones asociadas con el tratamiento oncológico, ya sea quimioterapia o radioterapia, continúan afectando la calidad de vida de los pacientes, quienes, además de la mucositis del tracto alimentario presentan otras manifestaciones, como la hipofunción de las glándulas salivales.

El intenso dolor y malestar asociado a este padecimiento representa una de las causas más frecuentes para el retraso del tratamiento y la reducción de la dosis en la terapia contra el cáncer, expuso.

Por su parte, el doctor Peterson destacó que en los últimos 12 años se han desarrollado avances importantes en la investigación para entender “la cimentación molecular” que protege al paciente del daño a la mucosa como consecuencia del tratamiento contra el cáncer.

El especialista del Centro de Salud de la Universidad de Connecticut señaló que los pacientes con cáncer reciben un alto nivel de toxicidad, producto de los tratamientos oncológicos, principalmente por neoplasias de cabeza y cuello, que causan lesiones tisulares muy graves que se manifiestan, entre otros síntomas, por severas úlceras en la boca.

Señaló que en pacientes sometidos a quimioterapia de altas dosis estas úlceras pueden representar la puerta de entrada a patógenos hacia el torrente sanguíneo y contribuir a la presencia de una bacteremia septicemia y mortalidad del paciente.

Hay otro tipo de impactos, como el económico, explicó, pues el gasto que hace un paciente en atender estas toxicidades (que incluyen desde la realización de diferentes análisis, visitas clínicas e incluso la hospitalización) respecto de otro que no padece mucositis oral, se eleva hasta en 17 mil dólares.

“De manera que si podemos prevenir o por lo menos reducir la severidad, no sólo vamos a ayudar a los pacientes a vivir más, sino que vamos a impactar también en el costo de la atención”, explicó.

El doctor Joel Epstein, investigador de la Universidad de Illinois, Chicago, expuso que los estomatólogos “tenemos mucho que decir” sobre la atención bucal antes y después de la terapia contra el cáncer, ya que es la mucositis la complicación más importante en la cavidad oral. “Es el sufrimiento del que más se quejan los pacientes que son sometidos a tratamiento oncológico por cáncer de cabeza o cuello o a un trasplante de células madre también conocido como de médula espinal”.

Comentó que si bien no todo se puede lograr con prevención, es necesario seguir avanzando en la búsqueda de mejorar los tratamientos contra el dolor, cambios en la saliva, infecciones, necrosis tisular de tejido blanco o hueso, enfermedad periodontal, así como la rehabilitación del paciente con cáncer que pudo haber tenido un tratamiento que desfiguró su rostro.

El doctor Miguel Alvarez Ávila, del Departamento de Oncología Médica del Instituto Nacional de Cancerología, expuso que las complicaciones de la radioterapia son múltiples y se manifiestan a nivel renal, hepático, endócrino, neurológico, hematológico, pulmonar, nutricional, gastrointestinal.

Señaló que 60 por ciento de pacientes con cáncer de cabeza y cuello experimentan mucositis y de ellos 20 por ciento suspenden sus terapias, lo que habla de la importancia de atender esta complicación vinculada a los tratamientos contra el cáncer.

El seminario fue inaugurado por el doctor Salvador Vega y León, rector de la Unidad Xochimilco de la UAM, y a la ceremonia asistió también el doctor Arturo Rojo Domínguez, rector de la Unidad Cuajimalpa de esta casa de estudios.