Enfermedades

Medicamento corta crecimiento de tumores e impide metástasis

No daña tejidos sanos, explica especialista de la Universidad de Bradford Aún en fase de experimentación en laboratorio, el fármaco basado en la colchicina, que se halla en la planta crocus de otoño, ha demostrado ser eficaz contra tumores, a los cuales corta el suministro de sangre.
image

Medicamento corta crecimiento de tumores e impide metástasis

Londres. Una sustancia que se halla en una flor nativa de las islas británicas conocida como crocus de otoño (Crocus speciosus) se ha convertido en un poderoso fármaco capaz de actuar contra diversos cánceres, según se ha demostrado en pruebas con ratones de laboratorio.

(Crocus speciosus)

El medicamento, basado en la colchicina, que se halla en la planta crocus de otoño, corta el suministro de sangre hacia tumores sólidos, lo cual detiene su crecimiento e impide que las células cancerosas se extiendan a otras partes del organismo.

,

Pruebas de laboratorio en ratones han mostrado que el fármaco es efectivo al atacar tumores de una variedad de enfermedades humanas, como sarcomas y cánceres de seno, colon, pulmón y próstata. También se puede usar directamente en tumores sólidos sin afectar tejidos sanos, según el profesor Laurance Patterson, director del Instituto de Terapéutica del Cáncer, de la Universidad de Bradford, en una nota de The Independent retomada por La Jornada (13 de septiembre de 2011).

The Independent La Jornada

“En los hechos hemos diseñado una ‘bomba inteligente’ con la cual se puede atacar directamente cualquier tumor sólido y matarlo, al parecer sin dañar tejido sano”, afirmó el profesor Patterson.

Otra novedad de nuestro enfoque es que atajamos el flujo de sangre hacia el tumor, añadió. Si podemos privar al tumor de la sangre que lo alimenta, cortamos su capacidad de crecer y, de hecho, también le quitamos la de moverse por el organismo.

Ya se sabía que esa droga posee propiedades anticancerosas, pero normalmente es tóxica para las células sanas, por lo que ha tenido un potencial limitado en medicina.

El truco empleado por los científicos de Bradford es fijar la colchicina a otra molécula que la vuelve inactiva hasta que entra en contacto con una enzima de las conocidas como metaloproteinasas de matriz (mmp, por sus siglas en inglés), las cuales son usadas sólo por los tumores, para insertarse en el tejido sano del organismo, señaló Kevin Adams, del Instituto Bradford.

La droga se mantiene inactiva hasta que es impulsada por la actividad de una enzima que siempre se encuentra en el ambiente del tumor, pero no en otras partes. Esto libera un potente agente anticanceroso que destruye los vasos sanguíneos del tumor y lo mata de inanición, proceso conocido como necrosis hemorrágica, explicó Adams. Las pruebas en ratones criados especialmente, que tienen tumores cancerosos humanos, han mostrado que el fármaco y su sistema de aplicación pueden tener una tasa de curación de 70 por ciento luego de una sola dosis, afirmó. Se han tratado cuatro tipos diferentes de cáncer y los animales no sufrieron efectos adversos.

La siguiente etapa es una prueba clínica de fase 1 para examinar su seguridad inicial, la cual se espera realizar en el curso de los próximos 18 meses en el Hospital Universitario de St James, en Leeds (Inglate