Enfermedades

Medicina contra cáncer de ovario, probada con éxito en humanos

A diferencia de la quimioterapia, actúa directamente en los blancos específicos. Las primeras pruebas en humanos con el anticuerpo monoclonal conocido como RebmAb 100 resultaron exitosas y prometedoras, por lo que los especialistas esperan poder comercializar el fármaco dentro de cinco años.
image

Medicina contra cáncer de ovario, probada con éxito en humanos

Río de Janeiro. Una medicina desarrollada por investigadores brasileños demostró ser eficaz para combatir el cáncer de ovario en las primeras pruebas con humanos a las que fue sometida y que obtuvo un reconocimiento que otorga la FDA.

El fármaco fue desarrollado por la empresa privada Recepta Biopharma gracias al apoyo de la estatal Financiadora de Estudios y Proyectos (Finep), según el Ministerio de Ciencia y Tecnología. Los avances de la empresa la hicieron merecedora de la designación Orphan Drug, con que la FDA (Food and Drug Administation), la agencia sanitaria reguladora de Estados Unidos, le concede reconocimiento internacional a una empresa.

El potencial clínico del fármaco brasileño para el tratamiento de la enfermedad y la importancia de su tecnología para combatir el tumor convirtieron a Recepta Biopharma en la primera empresa brasileña en obtener el reconocimiento de la FDA. Las primeras pruebas clínicas (con humanos) con el producto brasileño, el anticuerpo monoclonal conocido como RebmAb 100, resultaron exitosas y prometedoras. La importancia de la innovación es que, por tratarse de una enfermedad relativamente rara, con seis mil casos nuevos por año en Brasil, el tumor de ovario aún es poco conocido por la medicina, reportó Xinhua (28/03/12).

A diferencia de la quimioterapia, que ataca todas las células que se multiplican rápidamente, incluyendo las saludables, el nuevo tratamiento actúa directamente en los blancos específicos, es decir en las células cancerígenas. Según el físico José Fernando Perez, director presidente de la Recepta, el anticuerpo es una proteína producto de un largo proceso biotecnológico.

Los investigadores inicialmente introducen el gen responsable por la proteína en una célula animal para que la misma la produzca en una escala suficiente como para ser usada en el tratamiento. Perez reconoció que la distinción estadounidense no significa que la medicina haya sido aprobada, pero admitió que por lo menos genera una serie de beneficios significativos para el desarrollo del fármaco, como la posibilidad de que su petición de registro tenga una respuesta acelerada y de recibir crédito no reembolsable. “Calculamos que en unos cinco años podamos lanzar el producto al mercado”, según el director de la empresa.