Enfermedades

Probarán en monos vacuna brasileña contra sida

Una vacuna brasileña contra el virus VIH, causante del sida, será probada en monos durante 24 meses, a partir de este año, anunció hoy la Fundación de Amparo a la Pesquisa del Estado de Sao Paulo (FAPESP).
image

Probarán en monos vacuna brasileña contra sida

Sao Paulo, 5 agosto 2013.- Una vacuna brasileña contra el virus VIH, causante del sida, será probada en monos durante 24 meses, a partir de este año, anunció hoy la Fundación de Amparo a la Pesquisa del Estado de Sao Paulo (FAPESP).

La vacuna, bautizada de HIVBr18, fue desarrollada por los científicos brasileños Edecio Cunha Neto, Jorge Kalil y Simone Fonseca, de la Facultad de Medicina de la Universidad de Sao Paulo (FMUSP), y busca activar los linfocitos TCD4, que son células de defensa del organismo humano.

Según los autores de la investigación, aunque no es capaz de eliminar totalmente el VIH, la vacuna podría estimular los linfocitos TCD4, y así evitar que los portadores lleguen a desarrollar el sida o transmitir el virus a otras personas.

La investigación se inició en base a observaciones que demostraron que algunos pacientes portadores del virus VIH que tardan más que otros en presentar los síntomas del sida, y que en ellos la cantidad de linfocitos TCD4 se mantienen en niveles más elevados.

Según informó Cunha Neto a la Agencia FAPESP, los estudios demostraron que "un tipo específico de linfocito TCD4 podría también tener una acción citotóxica sobre las células infectadas", y por ello los portadores que VIH que tenían ese tipo de célula lograban mantener bajo control la cantidad del virus durante la fase crónica de la enfermedad.

En base a ese hallazgo, los investigadores aislaron pequeñas cantidades de proteínas de las áreas más preservadas del VIH, separaron las que tenían más posibilidades de ser reconocidas por los linfocitos TCD4 y volvieron a crear en laboratorio los 18 peptídeos seleccionados.

El resultado de esa investigación fue divulgado en 2006. En 2010, los peptídeos fueron suministrados a ratones genéticamente modificados, y el experimento reveló que 16 de los 18 peptídeos fueron reconocidos y activaron tanto los linfocitos TCD4 como los TCD8.

"El VIH usualmente no afecta a ratones, por esto nosotros inyectamos antígenos del VIH en un virus denominado vaccinia, que está relacionado al que causa la viruela", relató Cunha Neto.

En los animales que recibieron la vacuna, la cantidad del virus modificado encontrada fue 50 veces más baja que la detectada en el grupo de control. El estudio todavía no ha sido publicado, y los científicos buscan comprobar si la destrucción del vírus se debió a la activación de las células TCD4.

Según Cunha Neto, de comprobarse esa hipótesis, será un indicio de que "una sola vacuna podría, en tesis, ser usada en diversas regiones del mundo, frente a diferentes subtipos del VIH".

Además, la substancia podría ser utilizada para fortalecer el efecto de otras vacunas contra el sida, como la desarrollada por el grupo comandado por el inmunólogo Michel Nussenzweig, de la Rockefeller University, de Nueva York, y que está hecha de una proteína del VIH denominada gp140.

Las pruebas con monos Rhesus del Instituto Butantan, de Sao Paulo, se iniciarán en los próximos meses y corresponden a la última etapa antes de que la vacuna sea probada en humanos.

Si los resultados son exitosos, se iniciará la etapa de pruebas clínicas, con el suministro de la vacuna en personas sanas y con bajo riesgo de contaminación por el VIH, y que serán acompañados por médicos durante varios años.



Fuente: DPA