Enfermedades

Prometedora nueva técnica contra Alzheimer

El próximo paso en los ensayos clínicos será evaluar la eficacia y la seguridad a largo plazo del tratamiento, lo cual no se sabrá a ciencia cierta hasta que el último paciente complete el período de dos años de evaluación a finales de 2016.
image

Prometedora nueva técnica contra Alzheimer

Expertos norteamericanos crearon un implante electrónico de estimulación cerebral que mitiga la enfermedad de Alzheimer a partir de la teoría de la incentivación cerebral profunda.

Esa técnica (DBS, por sus siglas en inglés) parece muy prometedora a raíz de un reciente estudio ya en su segunda fase dos, informó la revista Noticias de la Ciencia y la Tecnología.

"La DBS se basa en un procedimiento neuroquirúrgico mediante el cual se implanta un neuroestimulador que proporciona señales eléctricas a áreas específicas del cerebro para ayudar a regular las señales anormales", recordó el profesor Francisco Ponce, al frente del equipo.

Si bien la técnica está aprobada en países como Estados Unidos solo para el tratamiento de la enfermedad de Parkinson y el temblor esencial, su uso se está investigando para una lista de afecciones, que incluye la epilepsia, la depresión y el trastorno bipolar.

El estudio del Centro estadounidense de Neuromodulación de Phoenix asegura que existen también aplicaciones potenciales con el Mal de Alzheimer, la forma más habitual de demencia.

"Mientras que en el Parkinson y en el temblor esencial el objetivo de los electrodos son los nodos dentro de los circuitos motores, nos centramos en el conjunto de fibras nerviosas conocido como fórnix o trígono cerebral, que forma parte de la red de la memoria", relató Ponce.

Estudios previos en los que se investigó el uso de la DBS en la enfermedad de Alzheimer sugirieron que la técnica podría tener una buena capacidad para reducir el declive cognitivo en algunos pacientes.

"Incluso determinaron qué cambios metabólicos en el cerebro pudieran enlentecer la progresión del trastorno a raíz de la aplicación de la DBS", agregó el especialista.

Según la publicación, el próximo paso en los ensayos clínicos será evaluar la eficacia y la seguridad a largo plazo del tratamiento, lo cual no se sabrá a ciencia cierta hasta que el último paciente complete el período de dos años de evaluación a finales de 2016.