Enfermedades

Según estudio síntomas de autismo de algunos niños desaparecen cuando crecen

Al menos 34 jóvenes que habían sido diagnosticados de autismo fueron sometidos a tests cognitivos y de observación común. Según los investigadores, ya no tenían problemas de expresión, de comunicación, de reconocimiento de los rostros o para socializar, todos síntomas característicos del trastorno.
image

Según estudio síntomas de autismo de algunos niños desaparecen cuando crecen

Una investigación realizada en Estados Unidos reveló que los síntomas de autismo en cientos de niños pueden desaparecer cuando crecen, aunque este trastorno persiste generalmente toda la vida.

El estudio fue conducido por la doctora Deborah Fein, de la Universidad de Connecticut (noreste), con 34 jóvenes de 18 a 21 años de edad que habían sido diagnosticados de autismo a muy tempranas edades y que, con el paso del tiempo, vivían de manera totalmente normal.

Los jóvenes debían estar en cursos normales en el liceo o la universidad y no beneficiarse de ningún servicio especial para autistas.

"Estos jóvenes ya no tenían problemas de expresión, de comunicación, de reconocimiento de los rostros o para socializar" todos síntomas característicos del autismo, explicó Fein.

Para la evaluación mental de estos 34 sujetos de estudio, los investigadores utilizaron tests cognitivos y de observación común, así como cuestionarios enviados a sus padres.

La investigación fue publicada en la revista Child Psychology and Psychiatry y se centró en saber si el primer diagnóstico de autismo era suficientemente exacto y si los síntomas efectivamente habían desaparecido.

La respuesta fue afirmativa en los dos casos, señaló  el doctor Thomas Insel, director del Instituto Estadounidense de Salud Mental (NIMH, por su sigla en inglés), que financió los trabajos.

"Este descubrimiento permite pensar que este síndrome podría experimentar evoluciones muy diversas", agregó.

Los resultados de este estudio conducen a pensar que las dificultades de socialización de estos niños eran más ligeras, aunque sufrieran de problemas de comunicación y movimientos repetitivos tan severos como los demás autistas.

Pese a los resultados positivos, la investigación no fue capaz de determinar la proporción de niños diagnosticados con autismo que acabarán por ver desaparecer sus síntomas con el paso del tiempo.

"Todos los niños autistas son capaces de progresar con las terapias intensivas. Pero en el estado actual de nuestros conocimientos, la mayoría no llegan a hacer desaparecer los síntomas", subrayó  el doctor Fein, quien espera que nuevas investigaciones ayuden a comprender mejor los mecanismos de esta enfermedad.

El autismo es un espectro de trastornos caracterizados por graves déficit del desarrollo, permanente y profundo. Afecta la socialización, la comunicación, la imaginación, la planificación y la reciprocidad emocional, y evidencia conductas repetitivas o inusuales.

Los síntomas, en general, son la incapacidad de interacción social, el aislamiento y las estereotipias (movimientos incontrolados de alguna extremidad, generalmente las manos).

Según los expertos, la vigilancia y evaluación de estrategias para la identificación temprana de este trastorno podría permitir un tratamiento precoz y una mejora de los resultados.