Enfermedades

Tabaquismo, grave problema de salud en México

Más de la mitad de los casi 11 millones de fumadores que tiene el país morirán a consecuencia de enfermedades relacionadas con esa adicción: infartos de miocardio, cáncer, accidentes cardiovasculares e hipertensión.
image

Tabaquismo, grave problema de salud en México

Según la Encuesta Global de Tabaquismo en Adultos (GATS) México 2009, en el país existen 10.9 millones de fumadores de más de 15 años, de los cuales 8.1 millones son hombres y 2.8 mujeres. De estos el 98 por ciento piensan que fumar causa serios daños a la salud.

Esta encuesta afirma que probablemente más de la mitad de los casi 11 millones de fumadores que tiene el país morirán a consecuencia de enfermedades relacionadas con esa adicción: infartos de miocardio, cáncer, accidentes cardiovasculares e hipertensión.

De acuerdo con Tapia Conyer, investigador miembro de la Academia Mexicana de Ciencias (AMC) es importante postergar la edad de inicio de los jóvenes en el tabaco, “hay registros desde muy temprana edad, incluso en niños de 10 o 12 años -o menos- en diferentes sectores sociales, aunque lo ideal es evitarlo”.

Lamentablemente la edad de los fumadores cada vez es mucho más temprana, se observa en niños y niñas de escuelas primarias entrando en ese proceso de exploración de consumo de tabaco por esa presión social que se genera alrededor de los grupos de los compañeros, explicó.

El investigador señaló  que otro tema importante de visualizar es la perspectiva de género pues antes era más tendiente a la relación a favor de los hombres y hoy son las mujeres jóvenes adolescentes entrando en esta estadística.

“Un joven o adolescente que inicia el consumo del tabaco tiene alrededor de siete veces más riesgo de consumir otras sustancias, en especial mariguana que es la siguiente droga de elección, pero también puede ser consumo de alcohol”, subrayó.

Tapia Conyer comentó  que cuando se trabaja en un programa de prevención y de postergación del consumo del tabaco se trata de evitar o cerrar la puerta a la incorporación hacia otras adicciones.

México, sostuvo, ha tenido un avance extraordinario con la creación de una ley en la que se contempla, entre otras cosas, la generación de los espacios libres de humo de tabaco, una medida de salud pública muy eficiente a un problema grave a nivel global. A partir de septiembre próximo la industria tabacalera deberá incorporar al etiquetado y empaquetado de sus productos, ocho nuevas imágenes y mensajes relacionados con los daños a la salud, lo que constituye la segunda ola de pictogramas y advertencias sanitarias en el país.

La Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) de la Secretaría de Salud, informó que con esta medida se da cumplimiento a la Ley General para el Control del Tabaco y su Reglamento.

Medidas de este tipo son pasos necesarios para darle esa conciencia social al problema del consumo del tabaco. Otra alternativa que está demostrada internacionalmente es que en la medida en que se aumenta el precio del cigarrillo se retrasa el consumo de tabaco en los jóvenes, esto tiene alto impacto en la salud pública, ejemplificó.

La nicotina es tan adictiva como la cocaína porque funcionan en el mismo circuito adictivo neurológico, entonces cuando una persona nos dice que está dejando de fumar debemos de apoyarla porque no es un proceso fácil, expresó Tapia Conyer.

El científico concluyó  que en la medida en que aumente la cultura de que es malo fumar y se incremente el valor social del no fumar; “entonces podremos ver grupos sociales que para pertenecer a ellos es necesario no fumar. Esto sería extraordinario, aunque es muy difícil y un tanto utópico, pero es el escenario al que debemos enfocarnos”.

En cuanto a cesación, la encuesta GATS México 2009, destaca que 72.1 por ciento de los fumadores actuales declararon estar interesados en dejar el hábito; que entre los que alguna vez han fumado a diario, 32 por ciento dejaron de hacerlo; que entre aquellos que fumaron durante los últimos 12 meses, 49.9 por ciento hicieron un intento por dejarlo y 2.9 recibieron algún consejo o método para dejar de hacerlo, pero que sólo 10.9 lo lograron.

Esta encuesta afirma que probablemente más de la mitad de los casi 11 millones de fumadores que tiene el país morirán a consecuencia de enfermedades relacionadas con esa adicción: infartos de miocardio, cáncer, accidentes cardiovasculares e hipertensión.

De acuerdo con Tapia Conyer, investigador miembro de la Academia Mexicana de Ciencias (AMC) es importante postergar la edad de inicio de los jóvenes en el tabaco, “hay registros desde muy temprana edad, incluso en niños de 10 o 12 años -o menos- en diferentes sectores sociales, aunque lo ideal es evitarlo”.

Lamentablemente la edad de los fumadores cada vez es mucho más temprana, se observa en niños y niñas de escuelas primarias entrando en ese proceso de exploración de consumo de tabaco por esa presión social que se genera alrededor de los grupos de los compañeros, explicó.

El investigador señaló  que otro tema importante de visualizar es la perspectiva de género pues antes era más tendiente a la relación a favor de los hombres y hoy son las mujeres jóvenes adolescentes entrando en esta estadística.

“Un joven o adolescente que inicia el consumo del tabaco tiene alrededor de siete veces más riesgo de consumir otras sustancias, en especial mariguana que es la siguiente droga de elección, pero también puede ser consumo de alcohol”, subrayó.

Tapia Conyer comentó  que cuando se trabaja en un programa de prevención y de postergación del consumo del tabaco se trata de evitar o cerrar la puerta a la incorporación hacia otras adicciones.

México, sostuvo, ha tenido un avance extraordinario con la creación de una ley en la que se contempla, entre otras cosas, la generación de los espacios libres de humo de tabaco, una medida de salud pública muy eficiente a un problema grave a nivel global. A partir de septiembre próximo la industria tabacalera deberá incorporar al etiquetado y empaquetado de sus productos, ocho nuevas imágenes y mensajes relacionados con los daños a la salud, lo que constituye la segunda ola de pictogramas y advertencias sanitarias en el país.

La Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) de la Secretaría de Salud, informó que con esta medida se da cumplimiento a la Ley General para el Control del Tabaco y su Reglamento.

Medidas de este tipo son pasos necesarios para darle esa conciencia social al problema del consumo del tabaco. Otra alternativa que está demostrada internacionalmente es que en la medida en que se aumenta el precio del cigarrillo se retrasa el consumo de tabaco en los jóvenes, esto tiene alto impacto en la salud pública, ejemplificó.

La nicotina es tan adictiva como la cocaína porque funcionan en el mismo circuito adictivo neurológico, entonces cuando una persona nos dice que está dejando de fumar debemos de apoyarla porque no es un proceso fácil, expresó Tapia Conyer.

El científico concluyó  que en la medida en que aumente la cultura de que es malo fumar y se incremente el valor social del no fumar; “entonces podremos ver grupos sociales que para pertenecer a ellos es necesario no fumar. Esto sería extraordinario, aunque es muy difícil y un tanto utópico, pero es el escenario al que debemos enfocarnos”.

En cuanto a cesación, la encuesta GATS México 2009, destaca que 72.1 por ciento de los fumadores actuales declararon estar interesados en dejar el hábito; que entre los que alguna vez han fumado a diario, 32 por ciento dejaron de hacerlo; que entre aquellos que fumaron durante los últimos 12 meses, 49.9 por ciento hicieron un intento por dejarlo y 2.9 recibieron algún consejo o método para dejar de hacerlo, pero que sólo 10.9 lo lograron.