Enfermedades

Un enfermo de tuberculosis puede contagiar a 15 por año

Aunque es una enfermedad predominante de los pulmones, puede afectar también el sistema nervioso central, linfático, circulatorio, genitourinario y digestivo; también los huesos, las articulaciones e incluso la piel.
image

Un enfermo de tuberculosis puede contagiar a 15 por año

La prevención sigue siendo el mejor aliado contra los padecimientos físicos que acechan a las personas, y la tuberculosis no es la excepción.

La tuberculosis (TBC) es una enfermedad respiratoria infecciosa causada por el bacilo de Koch, que se transmite a través del contacto prolongado con personas infectadas.

El medio de contagio son las gotas de saliva al hablar, toser o escupir; inclusive si un esputo contaminado no se desecha adecuadamente, se seca y la bacteria puede viajar por el aire, pues es muy resistente.

Aunque es una enfermedad predominante de los pulmones, puede afectar también el sistema nervioso central, linfático, circulatorio, genitourinario y digestivo; también los huesos, las articulaciones e incluso la piel.

Lérida Padrón, neumonóloga y especialista en medicina crítica, dijo que prevenir y tratar esa enfermedad es primordial, pues un enfermo puede contagiar a 15 personas cada año.






Gran parte de la población tiene el bacilo en el organismo, lo cual se denomina tuberculosis latente, que no significa estar enfermo, ni se manifiesta ni es contagiable. Una mala alimentación y ser portador del VIH aumentan el riesgo de padecer esta enfermedad.

Vacunar a los recién nacidos es la mejor acción que puede implementarse, así como seguir las recomendaciones dadas por los especialistas.En el caso de las personas enfermas de tuberculosis, cumplir el tratamiento completo, el cual dura seis meses y es gratuito en los centros de salud pública.

Atención. Los síntomas son: tos con expectoración de más de 15 días, fiebre (en las tardes y noche), pérdida de peso, decaimiento y desgano.

RECOMENDACIONES





- Vacunar a los niños antes del primer mes de nacido.

- Promover una vida saludable e higiénica.

- La persona enferma debe protegerse con pañuelos desechables cuando tosa.

- Desechar el moco y la flema de manera adecuada para evitar proliferación del virus.

- Lavarse las manos con periodicidad.

- Ventilar los ambientes para evitar la concentración de gérmenes; la luz del día elimina la bacteria.

- Evitar fumar; hacerlo favorece el desarrollo de la enfermedad.

- No abandonar el tratamiento aunque la persona se sienta mejor; hacerlo podría ocasionar que la cepa se vuelva resistente y retrasar el proceso de recuperación.

Fuente: www.ultimasnoticias.com.ve