Enfermedades

Un estudio poblacional en mujeres asocia la migraña con las piernas inquietas

La migraña y el Síndrome de Piernas Inquietas son enfermedades comunen que afectan especialmente a las mujeres, según el estudio ambas estarían vinculadas aunque falta evidencia epidemiológica que respalde la relación entre ambas.
image

Un estudio poblacional en mujeres asocia la migraña con las piernas inquietas

Un estudio poblacional con más de 30 mil mujeres demostró, por primera vez, que existe una conexión entre la migraña y el síndrome de las piernas inquietas (SPI). Según publica la revista Cephalalgia, la migraña con o sin aura estuvo asociada con un significativo 22 por ciento más posibilidad de padecer SPI.

Un estudio poblacional con más de 30 mil mujeres demostró, por primera vez, que existe una conexión entre la migraña y el síndrome de las piernas inquietas (SPI). Según publica la revista Cephalalgia, la migraña con o sin aura estuvo asociada con un significativo 22 por ciento más posibilidad de padecer SPI.

 

El estudio estuvo dirigido por el doctor Markus Schurks, del Hospital de Brigham y las Mujeres de Boston, y del Hospital Universitario de Essen, en Alemania, quien afirmó que los médicos "deberían tener en cuenta esta relación entre la migraña y el SPI al tratar a las pacientes con esas enfermedades. Esto ayudaría a elegir el tratamiento adecuado".

El estudio estuvo dirigido por el doctor Markus Schurks, del Hospital de Brigham y las Mujeres de Boston, y del Hospital Universitario de Essen, en Alemania, quien afirmó que los médicos "deberían tener en cuenta esta relación entre la migraña y el SPI al tratar a las pacientes con esas enfermedades. Esto ayudaría a elegir el tratamiento adecuado".

 

La migraña y el SPI son enfermedades comunes que afectan especialmente a las mujeres, según escribe el equipo de Schurks. Aun así, falta evidencia epidemiológica que respalde la relación entre ambas.

La migraña y el SPI son enfermedades comunes que afectan especialmente a las mujeres, según escribe el equipo de Schurks. Aun así, falta evidencia epidemiológica que respalde la relación entre ambas.

 

Unas 31 mil 370 mujeres que participaron del Estudio de la Salud de las Mujeres (WHS, por sus siglas en inglés). En total, 6 mil 857 mujeres (el 21,9 por ciento) tenían migrañas al inicio del estudio o durante los nueve años de seguimiento. El 23 por ciento (1 mil 579) de ese grupo tenía migrañas con aura, el 35,2 por ciento (2 mil 418) tenía migrañas sin aura, y 1 mil 725 tenían antecedentes de migraña.

Unas 31 mil 370 mujeres que participaron del Estudio de la Salud de las Mujeres (WHS, por sus siglas en inglés). En total, 6 mil 857 mujeres (el 21,9 por ciento) tenían migrañas al inicio del estudio o durante los nueve años de seguimiento. El 23 por ciento (1 mil 579) de ese grupo tenía migrañas con aura, el 35,2 por ciento (2 mil 418) tenía migrañas sin aura, y 1 mil 725 tenían antecedentes de migraña.

 

"Nuestro estudio coincide con informes previos de que las personas con migraña son más propensas a padecer SPI que las que no tienen migrañas. Aun así, el estudio es único en su tipo por su tamaño y su diseño prospectivo", añadieron.

"Nuestro estudio coincide con informes previos de que las personas con migraña son más propensas a padecer SPI que las que no tienen migrañas. Aun así, el estudio es único en su tipo por su tamaño y su diseño prospectivo", añadieron.

 

Sin embargo, una de las limitaciones es la composición de la multitud (mujeres blancas con alto nivel educativo y menores de 45 años), lo que limitaría la generalización de los resultados obtenidos.

Sin embargo, una de las limitaciones es la composición de la multitud (mujeres blancas con alto nivel educativo y menores de 45 años), lo que limitaría la generalización de los resultados obtenidos.

 

El equipo concluye que "dada la alta prevalencia y la carga de ambas enfermedades, se necesitan más estudios poblacionales".

El equipo concluye que "dada la alta prevalencia y la carga de ambas enfermedades, se necesitan más estudios poblacionales".