Enfermedades

Usan en Venezuela terapia fotodinámica contra el cáncer piel

Investigaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) señalan que en cantidades pequeñas, las radiaciones ultravioleta son beneficiosas para la salud y desempeñan una función esencial en la producción de vitamina D. Sin embargo, la exposición excesiva a ellas se relaciona con diferentes tipos de cáncer cutáneo, quemaduras de sol, envejecimiento acelerado de la piel, cataratas y otras enfermedades oculares. También se ha comprobado que estas radiaciones aminoran la eficacia del sistema inmunitario.
image

Usan en Venezuela terapia fotodinámica contra el cáncer piel

Son pocas las estadísticas existentes acerca del número de afectados por esta enfermedad pero son numerosas las consultas que reciben los dermatólogos de pacientes con lesiones precursoras o cánceres de piel bien constituidos.

Si hace 50 años se producía un melanoma por cada 600 nacidos, se calcula que, al final de esta década, lo sufrirá uno de cada 50.

El melanoma es una enfermedad de la piel consistente en una transformación cancerosa (maligna) de los melanocitos, que son las células que dan color a la piel.

Según la Organización Mundial de la Salud, la incidencia del cáncer de piel aumenta cada año, siendo el carcinoma basocelular el tumor más frecuente. La baja malignidad (raras veces produce metástasis) se debe al lento crecimiento y a la invasión localizada de las células anormales.

Aunque la piel es una barrera protectora contra el entorno, son pocos los cuidados que se toman sobre todo cuando de exponerse al sol se refiere. La mayoría de las lesiones por ese tipo de carcinoma aparecen en áreas con alta exposición a luz solar, como la cara, cuello, hombros, pecho y espalda, afectando en mayor proporción a la población de tez blanca, según publicaciones de la Sociedad Venezolana de Dermatología y Cirugía Dermatológica.

Especialistas del Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (IVIC) y del Hospital Oncológico Padre Machado desarrollaron un proyecto para el tratamiento del cáncer de piel, que utiliza la terapia fotodinámica como alternativa terapéutica.

La terapia fotodinámica consiste en la administración de compuestos fotosensibilizadores. Esas sustancias químicas tienen la propiedad de fijarse selectivamente en las células tumorales y activarse en presencia de una fuente de radiación lumínica de una determinada longitud de onda (como los rayos láser), actuando como intermediarias entre el láser y el tejido afectado por el cáncer.

El oxígeno generado por la activación del fotosensibilizador destruye las células cancerígenas sin afectar a las que están sanas.

Los especialistas emplean el photolon como fotosensibilizador, el cual es inyectado por vía intravenosa. Ese medicamento (a base de clorín e6) es fabricado en la República de Belarús; sin embargo, el IVIC asume los gastos de la importación para exonerar a los pacientes de los costos del procedimiento que es totalmente gratuito.

"Hasta la fecha, se han tratado 47 tumores superficiales en 16 pacientes diagnosticados con carcinomas basocelulares", informó Humberto Cabrera, jefe del Laboratorio de Óptica Aplicada del Centro de Estudios Interdisciplinarios de la Física del IVIC. “Ha sido un proyecto muy exitoso. Había pacientes con 15 tumores que con cirugía convencional hubiesen quedado desfigurados”, explicó Cabrera.

La prevención sigue siendo el mejor remedio frente a esta enfermedad. La OMS recomienda Limitar el tiempo que se pasa bajo el sol de mediodía, preferir la sombra, usar prendas protectoras, como un sombrero de ala ancha para proteger los ojos, el rostro y el cuello, usar gafas de sol cerradas a los lados que den una protección de 99 por ciento a 100 por ciento contra las radiaciones ultravioleta A y B.

También en las zonas de la piel que no estén cubiertas por la ropa, untar abundantemente y renovar con frecuencia un filtro solar de amplio espectro con un factor de protección solar (FPS) de 30+. La mejor protección se logra resguardándose a la sombra y vistiendo ropa protectora en vez de aplicar filtros solares. Estos no deben usarse con la idea de prolongar el tiempo que se pasa al sol, y las personas que se untan filtro solar para broncearse deben ser conscientes de la necesidad de limitar el tiempo que se exponen al sol.

A estas recomendaciones el organismo añade evitar las camas bronceadoras: el uso de estos aparatos antes de los 35 años de edad se acompaña de un aumento de 75 por ciento del riesgo de melanoma maligno y proteger a la población más vulnerable los bebés y los niños pequeños: siempre se debe mantener a los niños a la sombra.