Medicina natural

Afirman que tomate de árbol ayuda en el control de la presión alta y el colesterol

El tomate de árbol, conocido también como tamarillo, cigomandra o tomate francés. Se cultiva en zonas tropicales de Sudamérica, es muy similar al tomate y tiene un color que varía entre el rojo, amarillo y naranja.
image

Afirman que tomate de árbol ayuda en el control de la presión alta y el colesterol

El tomate de árbol es un fruto muy rico en vitaminas y minerales esenciales, especialmente la provitamina A, vitamina B6, C y E. Entre los minerales predominan el calcio, hierro, fósforo y magnesio.

Gracias a su gran acción antioxidante sirve para fortalecer el sistema inmunológico y es especialmente bueno para mejorar la visión. También se suele recomendar el consumo de tomate de árbol para controlar la presión alta y el colesterol, y se incluye frecuentemente en dietas para perder peso.

Beneficios del tomate de árbol

El tomate de árbol, conocido también como tamarillo, cigomandra o tomate francés. Se cultiva en zonas tropicales de Sudamérica, es muy similar al tomate y tiene un color que varía entre el rojo, amarillo y naranja.

La parte exterior de la pulpa del fruto es firme y carnosa, mientras que en el centro posee una textura suave y gelatinosa con pequeñas semillas comestibles. Los beneficios del tomate de árbol para la salud son bien conocidos y aprovechados por muchas persona, por ello hoy queremos

compartir contigo altunas de sus propiedades.

El fruto y las hojas se aplican en forma de cataplasmas calientes para tratar la inflamación de amígdalas, para las anginas y, en general, las afecciones de garganta. Así mismo se recomienda consumir el fruto fresco en ayunas para mejorar la gripe. Otra propiedad medicinal del tomate de árbol es como remedio natural para todo tipo de problemas hepáticos.

Si consumimos esta fruta en nuestra dieta diaria estaremos aportando a nuestro organismo vitaminas, minerales y una gran cantidad de nutrientes esenciales. Esto es ideal para facilitar el buen funcionamiento del sistema nervioso y el sistema inmunitario. Además no contiene muchas calorías y por eso es que resulta ideal para ser incluido en dietas para bajar de peso.

Es una fruta con muchas fibras y tiene un leve efecto laxante, estas dos propiedades son de gran ayuda para mejorar todo lo relacionado con el tránsito intestinal o la regulación del mismo. Y, por si fuera poco, es una fruta que está disponible todo el año, por lo que podemos echar mano a los tomates de árbol en cualquier momento.

El tomate de árbol y su consumo

Existen distintos tipos de tomates de árbol que son fácilmente identificables por su color. Los más rojizos suelen ser más dulces y tiernos, mientras que los amarillos son algo más duros y ácidos.

Todos poseen las mismas propiedades medicinales.

El tomate de árbol es apto para ser consumido crudo, lo que además permite mantener todas sus propiedades y beneficios. Se puede quitar la cáscara con un cuchillo y cortarlo en trozos o cortar el fruto al medio y luego obtener la pulpa de cada una de las mitades con unas cucharas.

Queda muy sabroso también agregándole sal o azúcar a la pulpa, dependiendo del gusto de cada uno, y puede ser perfectamente incluido en otras comidas como ensaladas de frutas y postres, o transformándolo en jugos o mermeladas.