Medicina natural

Almidón resistente previene diabetes y obesidad

Científicos del Cinvestav desarrollaron un almidón modificado que puede incluirse en diversos sistemas alimenticios de panificación, cárnicos, lácteos y cereales. Se podría comercializar si empresas lo adicionan a sus productos.
image

Almidón resistente previene diabetes y obesidad

Un almidón modificado puede prevenir enfermedades cardiovasculares y problemas de obesidad, de acuerdo con el equipo de científicos del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav) encabezado por Fernando Martínez Bustos, que adicionó el producto a yogurt y botanas para estudiar su comportamiento en los alimentos y comprobar su efecto de protección.

“Al consumir estos alimentos ricos en almidón resistente se estarán previniendo enfermedades cardiovasculares y de obesidad, ya que posee propiedades similares a las de la fibra. Puede incluirse en diversos sistemas alimenticios de panificación, cárnicos, lácteos y cereales”, explicó Martínez a la Agencia Conacyt, en información retomada por El Universal (16 de diciembre de 2011).

El Universal

Además, contra la diabetes, el almidón resistente ejerce un efecto protector en el control de la glucemia y respuestas a la insulina. Mejora la salud del intestino ejerciendo un efecto protector contra cáncer rectal, colitis ulcerosa, enfermedad inflamatoria intestinal, diverticulitis y estreñimiento.

También es patente su prevención en enfermedades cardiovasculares, colesterol y triglicéridos, el almidón mejora el perfil de lípidos sanguíneos y funciona como prebiótico en el colon. En casos de obesidad su consumo aumenta la saciedad y reduce el consumo de energía. En situaciones de osteoporosis, enriquece la absorción del calcio y aumenta la de micronutrientes.

Este tipo de almidón es un almidón natural modificado. La materia prima es el almidón natural (polvo) que puede ser adquirido comercialmente. Las fuentes naturales de almidón son los cereales (maíz, trigo, avena, centeno, sorgo, avena, cebada) raíces y tubérculos (papa, yuca, jícama) y leguminosas (frijol, garbanzo, habas, chícharos)

El almidón sólo se generó a nivel laboratorio, pero se podría comercializar si empresas lo adicionan a sus productos.

Esta investigación obtuvo  mención honorífica en la categoría de tecnología, en la edición 33 del Premio Nacional en Ciencia y Tecnología de Alimentos que organizan el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología, Conacyt,  y la Asociación de Embotelladoras Mexicanas de Coca Cola, AC.