Medicina natural

Comer naranja purifica la sangre

La naranja, el limón y la mandarina son las frutas cítricas con mayor contenido de cal, elemento que forma parte de nuestra sangre y de los huesos.
image

Comer naranja purifica la sangre

Comer un trozo de naranja o tomarse un jugo de esta fruta cítrica todas las mañanas ayuda a depurar la sangre y cura enfermedades infecciosas respiratorias.

La naranja, el limón y la mandarina son las frutas cítricas con mayor contenido de cal, elemento que forma parte de nuestra sangre y de los huesos. La naranja  ayuda a regularizar el ritmo cardíaco y cura llagas en las encías y la boca.

El jugo de naranja tiene propiedades alcalinizantes lo cual ayuda a depurar la sangre, ya que disuelve los ácidos e impide que estos se sedimenten en los riñones y produzcan piedras o cálculos renales.

Previene gripes y resfriados. La naranja es fuente de vitamina C, la cual es fundamental para el fortalecimiento de las defensas del organismo e ideal para prevenir gripes y resfriados.

Se ha comprobado que el jugo de naranja ejerce propiedades beneficiosas para el estómago, siendo capaz de regular funciones del mismo como gastritis, úlceras gastroduodenales, curándolas, aliviando el exceso de acidez, tomándolo exclusivamente entre comidas, no durante las comidas.

La pequeña acidez alcalina que contiene el jugo de la naranja hace que el estómago se contraiga, comenzando en pocos días a perder la dilatación, porque el ácido de la naranja reduce y contrae el estómago. El jugo de naranja fortifica los músculos del estómago y hace soluble el jugo gástrico. Por ello el jugo de naranja, tomado como alimento exclusivo entre comidas, es capaz de aliviar el exceso de acidez gástrica y ayuda a la curación de las ulceras.

El alto contenido de vitamina C que tiene la naranja es importantísimo para la formación y el mantenimiento del colágeno, que es una proteína decisiva en el crecimiento y reparación de las células de los tejidos, de los vasos sanguíneos, huesos y dientes, y para el eficiente aprovechamiento de las grasas, por lo que se le atribuye el poder de reducir el colesterol.

Tiene propiedades anticancerígenas, como lo demuestran varios estudios avalados por el Instituto Nacional de Cáncer de Estados Unidos, los cuales señalan que el consumo masivo de jugo de naranja ayuda a reducir diferentes tipos de cáncer, principalmente el de estómago, del páncreas, cáncer de garganta y de esófago. Porque es estimulante de las defensas del sistema inmunológico impidiendo así la formación de nitrosaminas que son las sustancias cancerígenas. Se ha comprobado que en ciertas comunidades donde el consumo de naranjas es muy alto la proporción de cánceres es mucho menor.