Medicina natural

Consumo de ajo disminuye los niveles de triglicéridos y colesterol

El ajo posee mucho potasio, y los dientes de ajo contienen anticoagulantes naturales que previenen la acumulación de plaquetas, evitan la formación de coágulos y manteniendo la sangre fluida.
image

Consumo de ajo disminuye los niveles de triglicéridos y colesterol

Las verduras y frutas son aliados indiscutibles a la hora de mejorar nuestra calidad de vida. El ajo, al igual que otras verduras, posee propiedades medicinales que las hacen propicias para incorporar a la dieta habitual.

Un nuevo estudio publicado por la revista Journal of the Science of Food and Agriculture informó que el consumo de alimentos aderezados con ajo disminuye los niveles de triglicéridos y colesterol.

El artículo, sustentado en una investigación realizada por científicos del Instituto de Toxicología de la Universidad de Shandong en China, mostró los 26 análisis que se realizaron para conocer los beneficios de este tubérculo y donde se demuestran sus efectos en tratamientos a largo plazo.

Los líderes de estas pruebas encontraron que los principales beneficios que genera el ajo son útiles, principalmente, para pacientes con enfermedades cardiovasculares.

Asimismo, recomiendan su uso no sólo para estas afecciones, sino también puede ser usado como diurético, antiséptico y antibacteriano, además por la gran cantidad de minerales que posee junto a la vitamina B.

Alertan los investigadores que, a pesar de sus beneficios, su consumo en exceso está contraindicado para personas con tratamientos anticoagulantes o con problemas estomacales, pues podría afectar e irritar el tracto gastrointestinal.

Además de los beneficios para bajar el colesterol, el ajo posee propiedades anticoagulantes que previene la acumulación de plaquetas, evitando, de esta forma, la formación de coágulos.

El ajo cuenta con una sustancia llamada alicina, que previene la arteriosclerosis, aumentando los niveles de colesterol bueno (HDL) y descendiendo los triglicéridos y el colesterol alto en sí.

Dado que el ajo es demasiado picante y oloroso, y si lo cocemos pierde el 90 por ciento de sus importantes propiedades medicinales, lo más recomendable en tratamientos anticolesterol es tomarlo en cápsulas.