Medicina natural

El “narciso” puede curar depresión y enfermedades cerebrales

Esta flor contiene una sustancia que puede actuar sobre el mecanismo vinculado a la condición y problemas en el cerebro. Los compuestos pueden llegar hasta el cerebro y tener efecto en la barrera hematoencefálica.
image

El “narciso” puede curar depresión y enfermedades cerebrales

Científicos de la Universidad de Copenhague, en Dinamarca, aseguran que los narcisos podrían ser la clave para curar la depresión, pues sus compuestos pueden actuar sobre el mecanismo vinculado a la condición.

El profesor Birger Brodin demostró que las Amarilidáceas, una familia de plantas perennes y bulbosas como el narciso, contienen una composición de alcaloides que pueden tener efectos en la cantidad de serotonina, el neurotransmisor que se cree está involucrado en la depresión y otras enfermedades cerebrales.

Los investigadores comprobaron que los compuestos pueden llegar hasta el cerebro y tener efecto en la barrera hematoencefálica, ubicada entre los vasos sanguíneos y el sistema nervioso central, y que impide que muchas sustancias tóxicas lleguen al cerebro, al que permite el paso de oxígeno y otros nutrientes.

Al mismo tiempo, sostienen que el paso por esa barrera es uno de los grandes retos en el desarrollo de nuevos medicinas, pues el 90 por ciento de las combinaciones que pueden ser fármacos potenciales para el cerebro no pueden atravesarla. “Nuestros resultados son prometedores y varios de los compuestos químicos examinados deberán ser más estudiados, como candidatos para el desarrollo de medicamentos a largo plazo”, aseguró Brodin.

El investigador recalca “esta es la primera etapa de un proceso largo, así que todavía pasará algún tiempo antes de que podamos determinar si los compuestos de las plantas pueden ser usados en el desarrollo de nuevos fármacos”.

“El mayor desafío en el tratamiento médico de enfermedades del cerebro es que el fármaco no puede pasar por la barrera hematoencefálica. Así que es de gran interés haber encontrado compuestos que logren 'engañar' a esta línea de defensa”, agregó.

Otras flores curativas

Así como los narcisos, existen otras plantas que tienen diversas propiedades curativas, entre muchas de ellas están:

Grimonia: estimula el apetito, y por ello.

Calendula: sirve contra los espasmos y menstruaciones dolorosas. También puede usarse como desinflamante y antiséptico.

Manzanilla: estimula a la digestión, es sudorífica, disminuye y calma las contracciones nerviosas.

Lúpulo: activa la digestión y tiene efectos calmantes. Además es diurética.

Verónica: es expectorante y digestiva.Científicos de la Universidad de Copenhague, en Dinamarca, aseguran que los narcisos podrían ser la clave para curar la depresión, pues sus compuestos pueden actuar sobre el mecanismo vinculado a la condición.

El profesor Birger Brodin demostró que las Amarilidáceas, una familia de plantas perennes y bulbosas como el narciso, contienen una composición de alcaloides que pueden tener efectos en la cantidad de serotonina, el neurotransmisor que se cree está involucrado en la depresión y otras enfermedades cerebrales.

Los investigadores comprobaron que los compuestos pueden llegar hasta el cerebro y tener efecto en la barrera hematoencefálica, ubicada entre los vasos sanguíneos y el sistema nervioso central, y que impide que muchas sustancias tóxicas lleguen al cerebro, al que permite el paso de oxígeno y otros nutrientes.

Al mismo tiempo, sostienen que el paso por esa barrera es uno de los grandes retos en el desarrollo de nuevos medicinas, pues el 90 por ciento de las combinaciones que pueden ser fármacos potenciales para el cerebro no pueden atravesarla. “Nuestros resultados son prometedores y varios de los compuestos químicos examinados deberán ser más estudiados, como candidatos para el desarrollo de medicamentos a largo plazo”, aseguró Brodin.

El investigador recalca “esta es la primera etapa de un proceso largo, así que todavía pasará algún tiempo antes de que podamos determinar si los compuestos de las plantas pueden ser usados en el desarrollo de nuevos fármacos”.

“El mayor desafío en el tratamiento médico de enfermedades del cerebro es que el fármaco no puede pasar por la barrera hematoencefálica. Así que es de gran interés haber encontrado compuestos que logren 'engañar' a esta línea de defensa”, agregó.

Otras flores curativas

Así como los narcisos, existen otras plantas que tienen diversas propiedades curativas, entre muchas de ellas están:

Grimonia: estimula el apetito, y por ello.

Calendula: sirve contra los espasmos y menstruaciones dolorosas. También puede usarse como desinflamante y antiséptico.

Manzanilla: estimula a la digestión, es sudorífica, disminuye y calma las contracciones nerviosas.

Lúpulo: activa la digestión y tiene efectos calmantes. Además es diurética.

Verónica: es expectorante y digestiva.