Medicina natural

Emplean ozonoterapia para el tratamiento del dolor

La industria farmacéutica no está interesada en el ozono porque, al tratarse de un gas muy inestable, no se puede almacenar, poner en una botella y venderse
image

Emplean ozonoterapia para el tratamiento del dolor

La Ozonoterapia es la terapia realizada con Ozono, un gas que se encuentra de forma natural en la atmósfera. Pero el ozono médico no es ozono puro, sino mezclado con oxígeno y en concentraciones y dosificaciones programables a través de un sofisticado mecanismo, por lo que es un ozono especial.

La ozonoterapia ha resultado beneficiosa para el tratamiento del dolor porque su efecto es directo sobre el sistema del dolor. El ozono oxigena la parte del cuerpo adolorida puesto que los problemas inflamatorios hacen que llegue poca sangre y oxigeno a la zona, lo que provoca el dolor. Cuando éste aporte se compensa, por medio del ozono, el alivio es automático.

Si bien introducir una terapia nueva no es fácil, hoy en día, cada vez más médicos derivan pacientes con dolores o procesos inflamatorios crónicos a sesiones de Ozonoterapia. Así lo expresa la médica Susana Esperanza (MN 56806), pionera en Venezuela en este tipo de tratamientos.

La especialista define la ozonoterapia como una “terapia natural que no tiene efectos secundarios ni contraindicaciones, que puede ser usada por jóvenes y gente mayor”.

Dado que una de sus cualidades es la de regular los procesos inflamatorios -que hoy se sabe que están presentes en el 85 por ciento de las patologías, como diabetes, enfermedades cardiovasculares, inmunológicas- “el abanico terapéutico de la Ozonoterapia es amplísimo”.

“Existe una situación bioquímica que se produce en el organismo, que es el estrés oxidativo y es la causa que inicia las patologías”, explicó la directora de Medical Ozono, quien detalló que “una patología puede empezar por un proceso infeccioso, inmunológico, etc y el organismo responde frente a la alteración con un proceso inflamatorio tratando de frenar esa agresión”, detalla la especialista.

Cada tipo de dolor y cada paciente precisarán de un tipo de ozonoterapia ajustada a sus necesidades. No se trata de la misma manera un dolor lumbar que uno cervical. Se actúa en función del paciente, no de la patología.

Para una persona joven el tratamiento se focaliza sobre la zona adolorida por medio de infiltraciones. Si en cambio el paciente es de una edad más avanzada y presenta patologías añadidas, el tratamiento de ozonoterapia que se le realizará será a modo genérico para que el ozono circule por todo el cuerpo.

Los dolores crónicos o que el paciente lleva arrastrando de hace más tiempo tardarán más en solucionarse. Por lo general el paciente debe empezar anotar las mejorías en la quinta sesión, pero en los casos en los que las molestias se acarrean desde tiempo atrás se necesitarán más sesiones de ozonoterapia para aliviar al paciente.

El ozono solo presenta resultados positivos en aquellas personas aquejadas de algún tipo de molestia. Una persona en perfecto estado que se someta a ozonoterapia no percibirá ningún cambio, ni para bien ni para mal, ya que el ozono no tendrá lugar sobre el que actuar.

El ozono funciona muy bien cuando hay dolor. El cuerpo, para defenderse, fabrica mediadores del dolor, que en una enfermedad crónica circulan por todo el cuerpo y extienden el dolor a otras zonas. El ozono inactiva estos mediadores y tiene el mismo efecto que un antiinflamatorio. La diferencia es que el ozono inhabilita estos mediadores, no los inhibe como harían los antiinflamatorios. La persona nota como el dolor desaparece, y luego se trata la zona donde se la generado el problema.

Es absolutamente necesario usar el ozono en la forma científica, correcta. Y esto lo pueden hacer sólo especialistas y gente entrenada en la ozonoterapia.

En general, la ozonoterapia es muy usada en Europa, Rusia, China, Malasia, Suráfrica, y ahora en México y en Brasil.