Medicina natural

Prueban los efectos terapéuticos de sustancia producida por las abejas

En México existen pocos estudios sobre los usos y composición de la sustancia conocida como propóleos, y en la Facultad de Química (FQ) de la UNAM se realizan investigaciones para determinar la acción de sus componentes en el combate de diversos padecimientos de interés para la salud pública.
image

Prueban los efectos terapéuticos de sustancia producida por las abejas

Se estima que en el país sólo se obtienen seis toneladas anuales, aunque se considera el sexto productor de miel a nivel mundial. Este compuesto céreo es elaborado por las abejas para tapar fisuras en sus colmenas; sus ingredientes son ceras, compuestos aromáticos, flavonoides, terpenos, alcoholes de alto peso molecular y polen; su estructura química varía por factores como la época del año, la floración y la región donde los insectos hacen sus colectas.

Su acción terapéutica es multifactorial, es decir, puede utilizarse para tratar gran cantidad de enfermedades; sin embargo, en el caso mexicano no hay suficientes investigaciones que permitan validar sus diferentes usos y, hasta ahora, su utilidad principal es para el cuidado de la tos.

“Los estudios son escasos, si acaso habrá seis a nivel nacional, pero son de algunas regiones de Yucatán y Sonora, de la zona melífera del altiplano no hay nada. Por ello, en el laboratorio y con apoyo de alumnos de licenciatura y maestría, realizamos algunas investigaciones en esa región, no sólo para saber cuáles son los componentes, sino para determinar si tienen acción terapéutica para eliminar las bacterias que ocasionan las caries, y para el control de la hipertensión”, recalcó el especialista en química farmacéutica.

Caries

Caries

El primer análisis fue sobre sus efectos en los microorganismos causantes de las caries –Porphyromonas gingivalis y Streptococcus mutans– y se ha visto que algunos son funcionales para ese fin, lo que ha permitido el aislamiento de compuestos, mencionó.

Porphyromonas gingivalis y Streptococcus mutans–

También, se ha determinado que otros tienen actividad sobre las encimas glicosiltransferasas de Streptococcus mutans, responsables del incremento en la producción de la capa dentobacteriana.

Streptococcus mutans,

Hasta ahora, se han obtenido compuestos puros de tipo flavonoide y terpenos, que han inhibido el crecimiento de las bacterias en diferentes concentraciones, principalmente en glicosiltransferasas de S. mutans. Con estos descubrimientos, puntualizó Rivero Cruz, se puede buscar la forma de prevenir las caries.

S. mutans.

Hipertensión

Hipertensión

Con apoyo del gobierno del Distrito Federal, los científicos desarrollan un proyecto para determinar el efecto cardiovascular de los compuestos de propóleo, pues en otros países son empleados para beneficio de quienes padecen problemas de circulación, cardiacos, o hipertensión.

“En importante saber las propiedades de la sustancia mexicana en este campo, sobre todo si consideramos que los padecimientos cardiovasculares son la primera causa de muerte en el país”, enfatizó.

El primer paso, explicó, es separar los compuestos con procedimientos químicos y evaluar la respuesta biológica, porque así se tiene la certeza de alguna acción en los seres vivos. Después, en colaboración con la Universidad Autónoma de Querétaro, se harán pruebas con la aorta aislada de rata o de cobayo.

Posteriormente, se pretenden determinar sus efectos in vivo, lo que implica el suministro oral de cierta cantidad para saber sus efectos sobre la presión arterial de los individuos. “Esperamos comprobar que tiene efectos directos sobre el control de estas afecciones”, recalcó.

Materia prima y función social

Materia prima y función social

El también especialista en plantas medicinales de México expuso que este trabajo se realiza con 15 tipos de propóleos, proporcionados por productores del Centro Ecológico Acuexcómatl, y de las zonas rurales de Topilejo en Tlalpan, Xochimilco y Milpa Alta.

“En el momento que nos acercamos a ellos, nos percatamos que muchos no ocupaban los propóleos porque no sabían cuál era su utilidad; les explicamos que eran valiosos para producir preparados medicinales, y ahora algunos venden jarabes artesanales”, relató.

Con este tipo de investigaciones, no sólo se busca enseñar a los productores a aprovechar de mejor manera los productos de sus abejas, sino utilizar un recurso desperdiciado en México, resaltó.

“La sustancia mexicana se considera de mala calidad, pero no es por su composición, sino porque no se extrae en forma correcta; en otras partes del mundo se utilizan trampas, aquí se raspa, y al hacerlo se desprende plomo y partículas de las pinturas que contienen los cajones, pero si mostramos a los apicultores la forma correcta, podemos mejorar, y en esta labor, trabajan integrantes del Departamento de Producción Animal: Abejas, Conejos y Organismos Acuáticos, de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia de la UNAM”, concluyó.