Medicina preventiva

El sedentarismo ocupa el cuarto lugar en factores de riesgo a nivel mundial

Un estudio realizado por el departamento de Epidemiología de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Harvard arrojó que "realizar alguna actividad física, aunque sea pequeña, es útil para reducir el riesgo de enfermedad coronaria". "A medida que aumenta la intensidad y la cantidad de actividad física realizada, se incrementan los beneficios", señala la investigación.
image

El sedentarismo ocupa el cuarto lugar en factores de riesgo a nivel mundial

"Por un lado sabemos que no es nada nuevo descubrir que hacer ejercicio es bueno para el corazón porque nos protege de la posibilidad de que se desarrollen enfermedades como la aterosclerosis. Sin embargo, por el otro lado, sabemos que somos el primer grupo en analizar los beneficios de la actividad física en términos cuantitativos", afirmaron los responsables de la investigación.

La investigación se centró en el análisis de 33 estudios -estrictamente se trató de una revisión- y cuyas conclusiones forman parte de la reciente edición de la revista médica Circulation.

Algunos de los trabajos analizados en esta revisión encabezada por el doctor Jacob Sattelmair coincidían en remarcar que "aquellas personas que tienen una vida activa presentan una reducción del riesgo coronario de entre 20 y 30 por ciento".

Destacó que "la mayor parte de las actividades analizadas estaba asociada con una disminución significativa del riesgo de enfermedad coronaria, que fue del 6 al 51 por ciento. Además, aquéllos que realizaban 150 minutos a la semana de ejercicio de intensidad moderada -el mínimo estipulado en las guías para obtener algún beneficio para la salud- tenían un 14 por ciento menos de riesgo adicional. Los que dedicaban el doble de tiempo tenían una reducción del 20 por ciento".

"Obviamente un poco de ejercicio es bueno, pero más es mejor. Siempre 300 minutos semanales van a resultar mejor que 150", expuso.

Sattelmair detalló que "tomando como referencia el nivel de ejercicio básico -150 minutos- la disminución del riesgo cardíaco en las mujeres fue del 20 por ciento, mientras que en los hombres sólo alcanzó el 9 por ciento. En cambio, cuando consideramos lo que sería el ideal -300 minutos, es decir aproximadamente 40 minutos por día- ellas se beneficiaron un 28 por ciento, y ellos 18".

Entre los resultados de la experiencia se advirtió que los efectos beneficiosos del deporte en relación al riesgo cardiovascular son mayores en las mujeres que en los hombres.

El aumento del sedentarismo en todo el mundo ha pasado a convertirse ya en el cuarto factor de riesgo de mortalidad global, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). Para combatir esta situación, el organismo internacional ha desarrollado nuevas recomendaciones sobre actividad física para mejorar la salud y que todos los grupos de edad sepan cuánto ejercicio necesitan hacer.

Adaptadas a grupos de edad de 5 a 17 años, de 18 a 64 años y mayores de 65, estas directrices aportan consejos sobre la frecuencia, la duración, la intensidad y el tipo de ejercicio apropiado para cada individuo.

Para los niños y los jóvenes, la actividad física recomendada por la OMS incluye juegos, deportes, transporte, tareas, actividades de recreo, educación física o ejercicios planificados a realizar en el entorno familiar, en la escuela y con el resto de la comunidad. El objetivo es mejorar la forma física, tanto en el aspecto cardiovascular como muscular, la salud de los huesos y los biomarcadores cardiovasculares y metabólicos.

Los niños y adolescentes entre 5 y 17 años deben realizar, al menos, 60 minutos de media a intensa actividad física diaria.

La OMS propone para los adultos entre 18 y 64 años la realización de actividades físicas que incluyen ejercicio durante el tiempo libre, caminar o ir en bicicleta, realizar ejercicio en casa, juegos, deportes y ejercicio planificado. Este grupo debe realizar "al menos 150 minutos de actividad aeróbica de moderada a intensa durante la semana o al menos 75 minutos de ejercicio aeróbico intenso semanal o una combinación equivalente de actividad de ambas intensidades".

Para el grupo de 65 años o más, la OMS propone realizar el mismo tipo de ejercicio que el resto de los adultos. A ellos les recomienda realizar, al menos, 150 minutos de ejercicio físico aeróbico de moderado a intenso cada semana o al menos 75 minutos de actividad intensa semanal o una combinación de ambos ritmos. El ejercicio debe realizarse en intervalos de, al menos, 10 minutos.

Para conseguir beneficios adicionales, deben incrementar su actividad física moderada hasta los 300 minutos semanales o dedicarse durante 150 minutos semanales a realizar una actividad física intensa o un equivalente combinado de ejercicio moderado e intenso. "Los mayores con problemas de movilidad tienen que practicar ejercicio físico para mantenerse y prevenir las caídas tres o más días a la semana. Las actividades para fortalecer los músculos deben realizarse dos o más días a la semana", aconsejan desde el organismo.

Con información de la OMS