Medicina preventiva

Prevención y diagnóstico temprano, claves para hacer frente a las enfermedades reumáticas

Dolor musculoesquelético profundo, fatiga, trastornos del sueño, síndrome de intestino irritable, rigidez matutina de articulaciones, alteración cognitiva o de la memoria, acorchamiento o punzadas en las manos, calambres musculares son algunos de los síntomas propios de la enfermedades reumáticas.
image

Prevención y diagnóstico temprano, claves para hacer frente a las enfermedades reumáticas

La Sociedad Argentina de Reumatología (SAR) diseñó la campaña “avanSAR” bajo la consigna “las enfermedades reumáticas no esperan”. El objetivo: informar y concientizar a los pacientes y a la comunidad en general sobre la importancia de la detección precoz y el tratamiento temprano de las enfermedades reumáticas.

Según datos de la SAR existen más de 150 enfermedades reumáticas. Entre las de mayor prevalencia, se pueden mencionar: la artritis reumatoidea, la artritis psoriática, la artrosis, la espondilitis anquilosante, la fibromialgia, el lupus eritematoso sistémico y la gota.

En el caso de la artritis rematoidea la mayoría de los pacientes, aún cuando presenten síntomas, tarda 12 meses en acudir a un médico reumatólogo para tratar su patología.

“La artritis reumatoidea es una enfermedad muy frecuente, que se da en 1 por ciento de la población, es decir que aproximadamente 350 mil personas en la Argentina tienen esta enfermedad", advirtió en una entrevista publicada en el sitio de internet de la SAR el doctor Alfredo Arturi, presidente de la institución.

Con la campaña avanSAR la Sociedad Argentina de Reumatología busca promover la importancia de la consulta al reumatólogo y la detección temprana para lograr una mejor calidad de vida. Así como desmitificar la idea de que este tipo de padecimientos sólo ataca en la vejez.

La artritis reumatoidea (AR) puede afectar a mujeres y varones en la edad productiva, o sea entre los 25 y 30 años, y pueden quedar con secuelas de discapacidad importante, advierten especialistas de la SAR.

La AR es la más prevalente de las patologías reumáticas. "Es una enfermedad inflamatoria, de origen inmunológico, que provoca inflamación de las articulaciones, fundamentalmente de las pequeñas articulaciones de manos y pies, aunque puede afectar muñecas, codos, hombros, etcétera. Se caracteriza por provocar una enfermedad general, cursar con intensa rigidez a la mañana, cuando el paciente se levanta, mucha hinchazón articular y mucha incapacidad funcional", explicó Arturi en la citada entrevista.

Los especialistas insisten en acotar que la detección a tiempo de cualquiera de estas enfermedades puede marcar la diferencia. Al referirse a la AR detallan que el objetivo del tratamiento es lograr la remisión, que es la desaparición de signos y síntomas que marcan la actividad inflamatoria de la enfermedad, o sea, la hinchazón y el dolor.

La actividad física, una alternativa

La actividad física, una alternativa

La gama de opciones para el tratamiento de las enfermedades reumáticas va desde los métodos convencionales como antiinflamatorios, corticoides a bajas dosis, metotrexato, e hidroxicloroquina, entre otros, con los que se logran buenos o muy buenos resultados en el 70 u 80 por ciento de los pacientes, hasta la terapia bilógica que se emplea cuando los métodos tradicionales fracasan.

Pero no solo en la medicina encontramos un método para combatir a estas enfermedades, la actividad física también ayuda a la rehabilitación de las enfermedades reumáticas.

Los expertos recomiendan hacer los ejercicios de forma gradual y siempre bajo supervisión. Advierten que si están hechos correctamente no deben producir dolor.

En cuanto a la prevención de este tipo de enfermedades es fundamental aprender a levantar peso de forma adecuada, caminar y sentarse correctamente ya que ayudan a evitar el dolor de espalda y cervical.

Las labores domésticas pueden ser una de las causas del dolor lumbar, por lo que se recomienda arrodillarse o, al menos, doblar las rodillas para ajustar la ropa de cama, subirse a una altura para limpiar los objetos que estén por encima del hombro, repartir la carga entre ambos brazos tras volver de la compra y descansar una pierna en una pequeña tarima al planchar.

La prevención y el diagnóstico a tiempo, son los claves frente a estas enfermedades. Por qué entonces no tratar esa dolencia de forma correcta con un especialista, recuerde que un dolor puntual puede convertirse y “cronificarse”.

Fuente:

Fuente:

Con información de la Sociedad Argentina de Reumatología