Noticias

Antioxidantes, vitamina E y betacaroteno fortalecen el esperma

Las dificultades para la fecundación se relacionan también con los cambios en los hábitos alimentarios y de estilo de vida.
image

Antioxidantes, vitamina E y betacaroteno fortalecen el esperma

Es conocido que solo los espermatozoides más fuertes y rápidos sobreviven y logran su cometido: llegar al óvulo. Según un reciente estudio, los hombres pueden garantizar el éxito de esta misión con una alimentación adecuada y que fortalezca el esperma.

Una investigación de la Sociedad Americana de Medicina Reproductiva constató que el 83 por ciento de los hombres infértiles tenían un bajo consumo de frutas y verduras (menos de cinco porciones al día) frente a los fértiles.

La investigación estuvo a cargo de un grupo de científicos de la Universidad Western en Canadá y la Universidad de Monash en Australia. Según el estudio "los hombres necesitan antioxidantes, alimentos ricos en vitamina E y betacaroteno, como la calabaza, el mango, albaricoques, zanahorias, espinacas, perejil, aceites vegetales, aguacates (paltas), nueces, semillas y granos enteros".

El experimento fue realizado en grillos y demostró que aquellos que habían sido alimentados con antioxidantes tenían más posibilidades de fecundar el óvulo, que los otros que recibieron una dieta normal.

"Nuestro estudio demostró que el esperma de los hombres que fueron alimentados con antioxidantes eran fácilmente capaces de superar a los espermatozoides de los machos rivales que fueron privados de antioxidantes", dijo el profesor Leigh Simmons en declaraciones difundidas por el diario "Sydney Morning Herald"

El especialista añadió que "al trabajar con grillos en lugar de los seres humanos como sujetos, hemos sido capaces de llevar a cabo el experimento en condiciones estrictamente controladas – descartando todas las otras explicaciones alternativas para nuestros resultados".

Aunque en los hombres, la mayoría de los casos de infertilidad se debe a un bajo contenido de espermatozoides en el semen (oligospermia) o a la baja movilidad de los mismos, los especialistas aseguran que muchas de las causas de dificultades para la fecundación responden bien a cambios en los hábitos alimentarios y de estilo de vida.